La APF: sus millones y sus privilegios impositivos

El dinero que mueve el fútbol paraguayo es difícil de precisar. La Asociación Paraguaya de Fútbol (APF) maneja sus finanzas en formas hermética y poco transparente.  Con la figura de «sin fines de lucro», es una actividad que no paga impuestos. 

Los balances de las asambleas son siempre muy escuetos. En conversación telefónica, extrañamente, el tesorero de la APF Federico Acosta, afirmó no tener una cifra exacta del dinero que mueve anualmente el fútbol paraguayo ni la Asociación. “El presidente es el que maneja esas cosas”, comentó.

Fútbol paraguayo: ¿Escasos recursos?

 

Pese a estar muy lejos de lo que mueven el fútbol argentino y brasileño, las canchas paraguayas juegan con cifras considerables. Solo el mundial de Sudáfrica inyectará a las arcas de la APF 14 millones de dólares. A esto debe sumársele los derechos televisivos del campeonato local de primera división, donde la empresa Teledeportes S.A. tiene contrato hasta el 2012, pagando anualmente 120.000 dólares a cada club (12), excepto a Olimpia y Cerro Porteño que reciben cifras superiores. Las publicidades de la Selección Paraguaya también generan buenos dividendos, aunque son secretos. Las versiones varían desde 100 mil dólares anuales por todas las grandes, hasta 6.000.000 de dólares por cada publicidad de 4 años. Por su parte, cada club de la Asociación se beneficia de los contratos publicitarios que puedan conseguir, y sobre todo, de las transferencias de jugadores, que también aporta una pequeña suma a la Asociación por cada pase.

Dependiendo del jugador se da entre miles y millones de dólares. En menor escala están las recaudaciones de las canchas, con un promedio de 2000 aficionados por partido. Solo en las primeras 5 fechas del campeonato ingresaron 292.000 dólares. Como si todo fuera poco, la Asociación tiene tarifas especiales por uso de electricidad en la ANDE.  Pagan por consumo de energía y no por energía reservada, “pagan lo que los consumidores solamente”. En el 2005, el Congreso aprobó a la ANDE la condonación de las deudas de todos los clubes de la APF, imponiendo los beneficios. Diversas fuentes hablan de que los mismos tendrían nuevamente deudas acumuladas a la fecha.

La AFP contra los impuestos

Con todo esto, el presidente de la APF, Juan Angel Napout, con la presión de los clubes, ha iniciado un intenso lobby contra la intención del Ministerio de Hacienda de convertirlos en agentes de retención, mediante el Impuesto al Valor Agregado (IVA), argumentando que “será el final del futbol”, por el supuesto escaso dinero que manejan.

Este tipo de compromisos tributarios aumentaría el control sobre las finanzas de los clubes. Muchos ven en esta resistencia, más que nada, miedo a ventilar irregularidades dentro de las entidades deportivas, entre otras el lavado de dinero. Esta versión puede no alejarse mucho de la realidad, teniendo en cuenta que el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI)*, afirma que uno de los sectores más vulnerables de lavado de dinero es este deporte. Numerosos casos en Latinoamérica corroboran esta afirmación, y Paraguay está como uno de los principales países con deficiencias estratégicas en el control del lavado.

Según un informe de la GAFI, el fútbol es usado principalmente por lo simbólico: “El balompié es un deporte muy popular y otorga un estatus especial a quien invierte en él. Lo convierte en una celebridad local o nacional y le ofrece posibilidades de hacer conexiones con las élites”. También es utilizado para atraer a los lavadores por ser un negocio complicado de rastrear, como las operaciones de compra-venta de jugadores, donde la cifra real invertida puede ser inflada y facilitar el blanqueo.

Comentarios

Publicá tu comentario