“La agricultura urbana es cada vez más importante en la alimentación en el mundo”

Silvia Ribeiro, militante ecologista y miembro del Grupo ETC, habló con nosotros durante la reciente Feria de Semillas Nativas realizada en Asunción.

Por Ramón Duarte

Los días 24 y 25 de mayo pasados de este año, se desarrolló en la Plaza de la Democracia de Asunción la Feria de Semillas Nativas, bajo el lema “Alimento sano, pueblo soberano”. Fueorganizado por una articulación de 18 organizaciones de productores y de militantes ecologistas de la sociedad civil del país.

El encuentro congregó a productoras y productores semilleros campesinos e indígenas, quienes mostraron la variedad de especies de semillas que han constituido desde hace siglos la base de la soberanía alimentaria de nuestros países, muchas de ellas con riesgo de extinción. Durante la feria se expusieron más de 40 variedades de semillas de maíz, habilla, poroto, maní, frutas y hortalizas producidas y reproducidas.

Silvia Ribeiro, uruguaya residente en México, directora para América Latina del Grupo ETC, conversó con nosotros en un momento de la feria sobre la situación de la alimentación en el planeta. Ribeiro-ex periodista y defensora ambiental en Uruguay, Brasil y Suecia,con una amplia experiencia en la promoción social y ambiental- expuso en la feria sobre “soberanía alimentaria de los pueblos” y destacó la importancia de los alimentos que se producen en las ciudades.

¿Cómo está la situación de la alimentación en el mundo?

Los datos y las estadísticas de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y de organizaciones de investigación de la sociedad civil, arrojan indicadores duros: hay 800 millones de hambrientos en el mundo; de los 7 mil millones de habitantes en el planeta, 4 mil millones están mal alimentados.

La legitimidad de los que controlan las semillas y alimentación en el mundo, como las trasnacionales, es frágil entonces, ya que no resuelvenel problema a la gente: comer, y comer bien.

Es así. De hecho el gran mito es que la industria alimenticia, propiedad de las trasnacionales, ‘alimenta al mundo’. Y aquí hay un dato que podríamos calificar de cruel: la cadena agroindustrial de la alimentación produce 30% más de la cantidad de alimentos que necesita la población del mundo  para vivir. Sin embargo, todo lo que no venden, lo tiran; y la cantidad de comida que se tira es impresionante; la contracara de esto es que hay 800 millones de personas con hambre. Una crueldad y un absurdo a la vez.

Y eso sin contar las enfermedades que los alimentos producidos industrialmente generan en la salud de los consumidores.

Sí, ese es otro cuadro alarmante en la alimentación en el mundo: el 68% de las enfermedades que existen en el mundo son las no transmisibles. Estamos hablando de cáncer, problemas cardiovasculares, desnutrición y otras. Y aquí tiene una gran responsabilidad la industria alimenticia, porque la forma en que producen los alimentos nos está enfermando a todos. Y lo saben, pero no les importa, porque quieren ganar más y más dinero.

Pero también está creciendo la práctica y la conciencia de la alimentación sana, no industrial, ¿Es así?

También hay que hablar del lado positivo de la alimentación. Sí, cada vez más personas tienen información de cómo procesan los alimentos los que hacen un negocio colosal con él, las trasnacionales. Y toman nota de cómo están generando una mala alimentación que nos lleva a las enfermedades no transmisibles. Entonces cambian de alimentación. Este es un fenómeno mundial en crecimiento. Y te digo más: según la FAO, entre el 40 y el 50% de los alimentos del mundo lo producen los campesinos y campesinas, un porcentaje muy alto teniendo en cuenta que los estados no protegen ni promueven demasiado a la producción de la agricultura familiar porque favorecen a la gran industria alimenticia. De esta alimentación mucho más sana que la industrial se alimentan millones de personas.

Y respecto de la agricultura urbana, cuál es su importancia hoy.

Mucha. La agricultura urbana es cada vez más importante en la alimentación en el mundo. Las estadísticas dicen que entre el 15 y el 20% de los alimentos ya están siendo producidos en las ciudades o en sus alrededores. Y son las familias, en sus casas, en sus patios, las que producen. La tendencia de esta migración de la producción agrícola del campo a la ciudad, así como la de la población, es la del aumento constante. Los campesinos que migran a las ciudades llevan su cultura productiva a la urbe, pero también muchos de los originarios de las urbes se unen a este trabajo de producción agrícola.

¿Y la calidad de los alimentos que se producen en las ciudades?

Es de mucha mayor calidad que los que produce la industria alimenticia, impulsado por el agronegocio, sencillamente porque la producción familiar cuida mucho más cómo se cocinan los productos, para cuidar su salud, algo que en la cocina en serie es imposible.

 

Comentarios

1 Comentario

  • Avatar
    aratiri
    11 junio, 2016

    Cuantas vueltas que dan para regalar las zonas rurales al latifundio y a las petroleras. Reforma agraria ya ! Fuera el oenegismo ! basta de ladriprogre !

Publicá tu comentario