Julian Assange cumple un año refugiado en Embajada de Ecuador

El australiano teme ser extraditado a EE.UU., donde podría ser condenado a cadena perpetua e incluso a la pena de muerte bajo cargos de espionaje.

Julian Assange, durante un discurso en la Embajada de Ecuador en Londres. Foto: 3 News

El fundador de WikiLeaks, el australiano Julian Assange, cumple hoy un año refugiado en la Embajada de Ecuador en Londres en espera de un improbable salvoconducto que le permita abandonar la legación diplomática a fin de viajar a Ecuador, país que le concedió asilo político.

El exhacker pasó 10 días en una celda en estado de confinamiento y más de 500 de reclusión domiciliaria luego de que la justicia sueca presentara un pedido de extradición en su contra por supuestos delitos sexuales. Assange teme que una eventual extradición al país escandinavo no sea más que una escala para ser sentado en el banquillo de los acusados en EE.UU., donde como mínimo le espera una condena a cadena perpetua –en el peor de los casos, incluso la pena de muerte, según ha denunciado su abogado, el español Baltazar Garzón– por haber difundido miles de cables diplomáticos estadounidenses así como vídeos que muestran los crímenes de guerra cometidos por el Ejército norteamericano en Irak y Afganistán. El más famoso de ellos es uno titulado “Daño Colateral” (http://www.youtube.com/watch?v=teCB48QT1zs)  en el que se observa a un helicóptero apache estadounidense disparar contra civiles, un episodio que le costó la vida a dos reporteros de la agencia Reuters.

Los temores de Assange son bastante fundados, ya que la fuente que le reveló los documentos, el soldado Bradley Manning, está enfrentando actualmente un juicio en el que el cargo más fuerte en su contra es el de ayuda al enemigo, lo cual lo enfrenta a una casi segura condena a cadena perpetua, ya que el juicio no sería más que un formalismo con una sentencia escrita de antemano.

El caso Snowden

Asimismo, las autoridades estadounidenses han hecho saber su intención de llevar ante la justicia a Edward Snowden, el exanalista de la CIA que se refugió en Hong Kong luego de dar a conocer los programas de espionaje masivo contra civiles de la NSA (Agencia Nacional de Seguridad) en el marco de supuestas operaciones antiterroristas. Basándose en lo ocurrido con Manning,  Snowden está seguro de que no tendrá un juicio justo en EE.UU.

“Al igual que hicieron con otros informantes, el Gobierno estadounidense destruyó de forma inmediata y predecible cualquier posibilidad de que tuviera un juicio justo en mi país, al declararme abiertamente culpable de traición y decir que la revelación de actos secretos, criminales e incluso inconstitucionales es un delito imperdonable. Eso no es justicia”, dijo Snowden en un foro online realizado por el diario británico The Guardian.

La corrupción de la prensa

En una entrevista concedida la semana pasada al diario mexicano La Jornada, el australiano denunció la corrupción de los medios y su subordinación a los poderes.

“Siempre han sido muy corruptos y han renunciado a su tarea de vigilar los actos del poder: son meros espacios para dirimir pleitos entre distintas facciones del régimen”, respondió al ser consultado sobre los medios tradicionales.

Para ejemplificar su afirmación reseñó una caso que involucró al New York Times, que ocultó un caso de escuchas ilegales por 18 meses para cubrir a George W. Bush hasta que finalmente lo dio a conocer solo para que otro medio no tenga la primicia

“Veamos el caso de The New York Times (NYT): sabemos que en 2003 hubo una historia similar a la de Watergate, de escuchas ilegales; el NYT guardó la historia durante 18 meses para que pasara la reelección de Bush. Solo la publicaron cuando se enteraron de que una publicación rival estaba a punto de darla a conocer”, relató.

Assange también habló de métodos de “segurización” empleados por las autoridades estadounidenses a fin de meter miedo y lograr el apoyo de la ciudadanía a sus programas bélicos, incluso a costa de las libertades civiles ante los supuestos peligros que asechan.

“Transformar una situación en amenaza contra la seguridad y luego proponer que la institución te puede salvar de la amenaza. La segurización es a lo que el Pentágono se dedica todos los días: buscar cualquier situación en el mundo que pueda segurizarse y decir que la solución al miedo es la protección con la fuerza de las armas. De modo similar, la policía intenta hacerlo con todas las circunstancias: la solución al asesinato, los robos, el espionaje, el fraude y algunas formas de terrorismo, es una fuerte y agresiva fuerza policial”, explicó.

“Así que me preguntaba: este ataque contra WikiLeaks, con Hillary Clinton diciendo que nuestras publicaciones eran un ataque contra Estados Unidos y contra toda la comunidad internacional; con los ataques públicos y privados por parte del Pentágono, el Departamento de Estado y muchas otras organizaciones, ¿estaban simplemente segurizando la situación? ¿Intentando atraer más recursos, aterrorizar al establishment para que entregara más dinero? Algo había de eso, pero además estaban aterrorizados ante el surgimiento de una nueva percepción pública de su propio poder”, añadió.

Comentarios

Publicá tu comentario