Jueza Yanine Ríos se aparta de las causas contra Rubén Villalba

Magistrada había sido recusada y denunciada por mal desempeño y parcialidad manifiesta.

Sostienen que la jueza Yanine Ríos se apartó de la causa para evitar ser enjuiciada. Foto: Portal Curuguaty.

Sostienen que la jueza Yanine Ríos se apartó de la causa para evitar ser enjuiciada. Foto: Portal Curuguaty.

La jueza de Curuguaty Yanine Ríos, quien el pasado lunes fue recusada por la defensa técnica de Rubén Villalba y denunciada ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados por mal desempeño en sus funciones y parcialidad manifiesta, decidió aceptar la recusación y apartarse de las causas contra Rubén Villalba, confirmó una fuente cercana a la magistrada.  Ríos juzgaba en las causas por las cuales Villalba sigue preso en el Penal de Tacumbú a pesar de haber sido beneficiado con la prisión domiciliaria en el caso Curuguaty.

El defensor técnico Gustavo Noguera explicó que con esta decisión la jueza Ríos evitó una posible remoción y apunta a que la denuncia presentada ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados no prospere.

La labor de la jueza fue objeto de críticas por abogados de derechos humanos por elevar la causa a juicio oral en una audiencia preliminar controvertida, donde se plantaron pruebas, se ocultaron otras y se continuó la audiencia a pesar de existir procesos pendientes como el referente a la titularidad de las tierras.

Yanine Ríos ya había sido objeto de recusación y denuncia ante el JEM en el marco del proceso por la masacre de Curuguaty, pero fue confirmada en el caso.

Con esta decisión, los procesos contra Rubén Villalba quedan parados hasta la designación de un nuevo juez interviniente.

El texto de la recusación contra la jueza señala que Rubén Villalba está preso ilegal e inconstitucionalmente por la falta de un juez imparcial y conocedor de derecho, que además utiliza argucias legales para dilatar el caso.

Entre las irregulares se cita que en una causa el propio fiscal había solicitado el sobreseimiento provisional el 26 de marzo de 2013, pero que la jueza programó la audiencia para el 20 de noviembre de 2013, es decir, luego de 7 meses y 24 días, llevándose a cabo finalmente el 12 de mayo de este año, más de 14 meses después. En cambio, el Código Procesal Penal establece que una vez presentada la acusación u otros pedidos del Ministerio Público y los querellantes la audiencia oral y pública debe llevarse a cabo en un plazo no menor a diez días y no mayor a veinte.

Además menciona que en un caso que debió concluir hace más de un año, la jueza dilata el proceso para seguir manteniendo en prisión a Villalba remitiendo al fiscal general del Estado para que se expida sobre el pedido de sobreseimiento provisional del fiscal y el sobreseimiento definitivo solicitado por la defensa, cuando la ley le faculta a elegir entre uno de los pedidos.

Rubén Villalba había sido beneficiado con la prisión domiciliaria tras más de 50 días en huelga de hambre, pero permanece en prisión por otras causas en que fue imputado por invasión de inmueble, coacción y privación ilegítima de libertad por haber supuestamente participado de un hecho de oposición a fumigaciones en las localidades de Pindó y Yasy Cañy en 2008 y 2011, respectivamente.

Comentarios

Publicá tu comentario