Juez niega haber ordenado represión contra campesinos de General Resquín

La Federación Nacional Campesina (FNC) acusa al juez penal de garantías de Santa Rosa del Aguaray, Edgardo Mauricio Martínez Moreno, de haber dado la orden de custodiar fumigaciones ilegales de sojales adyacentes a las comunidades de Ara Vera y Crescencio González, del distrito de General Resquín, departamento de San Pedro.

Aníbal Alegre perdió el ojo al haber sido disparado con balines de goma. Foto: Radiotv Latinoamericana.

El juez penal de garantías de Santa Rosa del Aguaray, Edgardo Mauricio Martínez Moreno, quien había otorgado resguardo policial a sojales colindantes a la colonia San Vicente de General Resquín, negó haber dado la orden de reprimir a campesinos que protestaban contra las aspersiones de un sojal perteneciente al terrateniente brasileño Evaldo Araújo, que se encuentra a apenas 20 metros de las comunidades Ara Vera y Crescencio González.

Los cultivos violan la Ley 3742 de Control de Productos Fitosanitarios, que dispone que las fumigaciones no pueden realizarse a menos de 100 metros de todo asentamiento humano, escuela, iglesia, etc. También obliga a que los cultivos que utilizan agrotóxicos tengan una barrera viva de protección con un ancho mínimo de cinco metros y una altura mínima de dos metros.

 “Depende del caso”, respondió el magistrado ante la consulta sobre si aprobaba el resguardo policial que se brinda a las fumigaciones de sojales. El juez reconoció que emitió el amparo a favor de sojeros de la colonia San Vicente, pero dijo no haber tenido participación en el procedimiento del miércoles 22 de enero que se saldó con siete campesinos heridos, uno de los cuales perdió el ojo por el impacto de un balín de goma, en las comunidades de Ara Vera y Crescencio González.

Martínez Moreno aseguró que su resolución se basó en un dictamen técnico del Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (Senave) según el cual “no hay población cercana. Una sola parcela contigua, con sésamo». Añadió que su resolución se encuentra apelada, por lo que la orden no se llevó a cabo.

Insistido sobre los reportes periodísticos que señalan que el procedimiento fue ejecutado por orden suya, se reafirmó en que no fue el responsable, ya que el operativo fue llevado a cabo por la policía de Canindeyú, que se encuentra fuera de su jurisdicción. Se excusó de brindar el nombre del juez jurisdiccional, ya que “hay varios” y manifestó no saber qué magistrado dio la orden.

Por su parte, el ministro del Interior, Francisco de Vargas, expresó ante los medios que la policía no custodia las fumigaciones, sino que se constituye en el lugar para “evitar enfrentamientos”.

Lida Jara fue herida en la boca. La policía disparó directamente a la altura de la cabeza a los labriegos que protestaban contra las fumigaciones. Foto: Radiotv Latinoamericana.

“Rasguñados”

El comisario de Canindeyú, Odilio González, dijo a EFE que los campesinos rompieron un vidrio de una patrullera y causaron “rasguños” en la nariz a un agente y a otro efectivo en el mentón. Agregó que actuaron con un «amparo constitucional firmado por un juez» para proteger la tierra del empresario brasileño.

«Son izquierdistas, se mueven por ideología. Quisieron entrar, cortaron alambre, quisieron quemar el tractor que estaba trabajando y repelimos con gas lacrimógeno», declaró a la agencia.

Intentamos comunicarnos con el jefe policial, pero sus subordinados nos señalaron que se encontraba en unas intervenciones en Brítez Cue y Ara Vera y que “está candente por ahí el tema”. A pesar de los reiterados llamados a su teléfono celular, no pudimos contactar con el mando policial pues se encontraba “fuera del área de servicio”, según la respuesta de la contestadora.

Los campesinos heridos fueron identificados como Tomás Pérez (53 años), Fidelino Miranda (53), Leónido Cabral (47 años), Lida Jara (32 años), Serafín Ríos (26 años) y Óscar Miranda (26 años). Aníbal Alegre (68 años) perdió un ojo por la herida causada por un balín de goma.

Comentarios

Publicá tu comentario