Jorge Riquelme promete traspasar tierras de la masacre de Curuguaty a Humberto Rubín

“La idea mía sigue siendo siempre traspasarle a ustedes esas tierras, eso está firme”, le aseguró el hijo de Blas N. Riquelme al propietario de Radio Ñanduti, y cabeza de la organización “A todo pulmón”. “Vamos a cuidarlo como una mama cuida a sus hijos, seguramente”, expresó el radialista. Por dichas tierras fallecieron 17 campesinos y policías en junio de 2012.

Humberto Rubin, Cassacia ex Ministro del Ambiente y Aldo Zucolillo, en un acto de «A todo Pulmón». Fuente http://www.wwf.org.py/

Entrevistado por Humberto Rubín en Radio Ñanduti, el hijo del fallecido político colorado Blas N. Riquelme, Jorge Riquelme, le aseguró al radialista que las 2000 hectáreas de tierra de Marina Cué-Curuguaty-, por cuya propiedad se encuentran en litigio con el Estado, les serían entregadas: “la idea mía sigue siendo siempre traspasarle a ustedes esas tierras, eso está firme”, aseguró. Jorge Riquelme respondió así cuando Rubín le preguntó: “¿Vos estás dispuesto a ceder o convertir esa página de la historia en un peligro a los árboles? ¿Cómo es Jorge?”.

En dichas tierras se produjo el enfrentamiento entre policías y campesinos que dejó 17 muertos en junio de 2012. Los campesinos reclamaban las tierras que Blas N. Riquelme había usurpado al Estado a través de la figura jurídica de usucapión.

Riquelme recordó que la donación que habían promovido tras la asunción de Federico Franco no prosperó, y que actualmente las tierras siguen judicializadas con dos causas promovidas en el gobierno de Fernando Lugo, y asegura que eso duraría entre 5 a 10 años.

“La idea es que sea una zona de conservación como lo hacemos con Campos Morombí”, expresó el hijo del polémico ex senador. Rubín sin embargo le increpó, “si yo sé eso Jorge, lo que pasa es que yo no quiero heredar un problema judicial, me encantaría, vamos a cuidarlo como una mama cuida a sus hijos seguramente, un bosque precioso. El peligro que yo siento es que mañana alguien populistamente ceda una parte de eso y chau árboles”.

Riquelme aseguró también temer por las 30 mil hectáreas de tierra que tienen pegada a dicha propiedad. “Por eso nos estamos poniendo bastante duros tratando que solamente la ley se cumpla en ese sentido”. Recriminó al procurador general de la República por haber prometido a los campesinos las tierras de Marina Cué.

Riquelme se defendió de las acusaciones de haber invadido propiedad del Estado, asegurando que su empresa ha hecho un juicio de usucapión, la cual es una figura jurídica que cualquier ciudadano paraguayo, cualquier entidad puede utilizar, según se excusó.

El litigante coincidió con Humberto en que no podía pasarle “la mochila pesada, con líos en esas tierras”.  Pero aseguró: “yo confío que ya pronto lo vamos a limpiar, todos esos juicios, muy pronto vamos a llegar a algún arreglo y eso ya va pasar para cuidado de ustedes”.  También volvió a insistir en que el camino más corto es que Campos Morombi cede sus derechos de usucapión y que se evite el pleito con el Estado.

“Tengo un terror que en un acto populista le entreguen todo, a la gente que necesita tierra sin duda -como dice Felino a veces, campesinos sin rollos campesinos sin tierra-, y esa es la parte que me va doler a mí, ojala no toquen un árbol”, finalizó el veterano periodista.

En la propiedad de los Riquelme de Campos Morombi, vecina del las 2000 hectáreas en litigio, en agosto del 2012 la Secretaría Nacional Antidrogas había encontrado en agosto de 2012 centros de producción y acopio de marihuana.

La familia Riquelme usurpa tierras públicas

Una publicación de Anahí Vera, el 19 de agosto de 2012 en el Diario Última Hora,  da cuenta de que la Armada Nacional demuestran que la institución realizó actos de posesión y habitó hasta el año 2004 las tierras de Marina Cué (Curuguaty); por tanto, es inválida la demanda de usucapión que promovió el grupo empresarial Riquelme para apoderarse de las tierras, que actualmente continúan en litigio con el Estado.

Vera relató en su nota que las 2.000 hectáreas de Marina Kue habían sido cedidas gratuitamente por su anterior propietaria, La Industrial Paraguaya SA (LIPSA), el 31 de mayo de 1966, a la V Región Militar, de la Armada Nacional, y la donación fue aceptada por decreto presidencial.

La Armada debía tramitar la escritura pública ante la Escribanía Mayor de Gobierno, por lo que en 1982, ocupando el inmueble, solicitó la escrituración del mismo y reiteró el pedido en tres ocasiones más, la última el 23 de julio de 2004.

La investigación de Última Hora, destaca que uno de los documentos que prueban la ocupación de la Armada en el lugar, es el Memorándum del 31 de agosto de ese año, que dirigió el jefe del VI Depto. EMA, capitán Mario Arrúa Cuenca, al comandante de la institución, vicealmirante Julio César Báez Acosta, donde hace constar que la Sub Área Naval de Canindeyú verificaba periódicamente el terreno, realizando trabajos de mensura, limpieza y otros trabajos de conservación.

“Cuando en el 2004 el entonces presidente, Nicanor Duarte Frutos, a través del Decreto n.º 3.532, declaró el inmueble “De interés social” y lo transfirió al Indert con fines de reforma agraria, estableció que se realicen el deslinde y la mensura judicial para inscribirlo a favor del ente agrario. Este trabajo debía iniciarse el 31 de mayo de 2005, pero llamativamente y sin ninguna explicación nunca arrancó. Más llamativamente, seis días después, la firma Campos Morombí inició el juicio de usucapión contra LIPSA, diciendo que habitaba la propiedad desde el año 1970”, refiere la nota de Anahí Vera.

Ese mismo día el juez de Curuguaty, Silvio Flores, informó al Indert de la medida cautelar que dictó a favor de Campos Morombí y seis meses después falló a favor del grupo empresarial.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.