“Jaipuruva’erã ñane ñe’ê, ipuporaiténgo heta mba’e pype”

Cristian David López sorprendió días atrás a los medios locales al ganar con un poema en guaraní un concurso de poesía en Oviedo, España. Conversamos con el joven poeta y narrador paraguayo que vive en Europa. 

Cristian David. Fuente: www.andes.info.ec

Cristian David. Fuente: www.andes.info.ec

20 año oguerekoronguare, oho Buenos Aires-pe: “Tenía un futuro incierto, me preocupé. Por eso salí de Paraguay·, he’i koápe oréve. Oiko 1 año Argentina-pe, ha upéi oho España-pe omba’apo haguâ ha ostudia haguâ.

Ramoite jaikuaa sapy’a ogana hague peteî premio ñe’ê poty guaraníme ohai vaekue,  ombohéraba “Sy”, amo España-pe. Ha oñembohoryeterei upéva koápe. Ogana haguere guaraní ñe’ême. Este es el hecho que sin duda hizo que su nombre y su reconocimiento fuera destacado por los medios, el haber visibilizado, una vez mas a través del arte, el guaraní; ko ñane ñe’ê ndoi puru porâivagueteri  heta paraguayo ha paraguaya.

López ha publicado Poemas del exilio (Universos, Mieres, 2010) y ha sido incluido en la antología Tempus Fugit (Círculo Cultural de Valdediós, 2011) y en Fame poétika (La Manzorga espaciocultural, 2013). Ha sido coeditor y traductor de Cantos guaraníes/Guarani purahéi (Impronta, Gijón, 2012). Editor de las Reflexiones y epifonemas de Rafael Barrett (Renacimiento, 2014)

Yguýpe oho pelee haguâ ore ñemongueta Cristian David ndive:

Cristian David, contame por qué migraste. Cómo fue eso…

La necesidad mueve a los animales fuera de sus territorios, yo hice lo mismo cuando acabé el bachillerato. Quería seguir estudiando, pero me era imposible. En Paraguay estudiar en la universidad es un privilegio. Busqué trabajos, pero no encontré nada. Tenía un futuro incierto, me preocupé. Por eso salí de Paraguay.

Antes de venir a España, me había ido a Argentina, que fue una escuela para lo que iba a encontrar en España. Estuve un año viviendo en Barracas, acababa de cumplir veinte años. Fue una etapa muy enriquecedora para mí. Aprendí a sobrevivir por mi cuenta. Trabajé de ayudante de electricista. Descansaba los domingos, ese día solía leer libros que compraba de los mercadillos porteños. Recuerdo una antología de Federico García Lorca, un libro de cuentos de Jack London y un diccionario. Ese año no leí nada más. Pero aprendí mucho, la vida en la ciudad me enseñó mucho. La ciudad te hace gato. Durante esos años en Argentina, nunca dejaron de acompañarme las llamadas de Marta, entonces mi novia, hoy mi esposa. Su voz en el teléfono me consolaba en la distancia. Hablábamos dos o tres veces a la semana. Solía despertarme a las tres de la madrugada para hablar con ella. Escuchar su voz era mucho mejor que el sueño. Entonces preparé la maleta y vine para España. Recuerdo el día que llegué a Oviedo, era el 18 de enero. Allí empecé de nuevo mi vida. Empezaba a ser feliz, tenía la compañía de Marta, pero también había bibliotecas en donde no solo puedes leer libros, sino además revistas culturales y periódicos.

¿Ha mba’e rejapo,  mba’épe remba’apo amo España-pe rekaru haguâ? 

Che añeñandu aimé aimehápe che rogapeguáicha. Che róga oĩ pe akaruhápe. Aguaherônguare ko’ápe añômoaguí españolkuérape. Ko aimehápe, horyetereí asturianokuéra. Aguaheronguaré amba’apo de pintor. Pya’e che vale. Mbohapy ary aiko kuatia’yre, ilegal upéva. Kañy kañýpe amba’apo. Heta akyhyje. Che kuatiámaronguare, ome’ê chéve hikuái Tarjeta de Residencia, ha’e che jupé: “Mba’ére piko ndere provái ha reike universida-pe, ko Oviedo-pe? Mba’erã eha’arõta ehójey ne retãme? Ape ikatu avei rejapo nde korasõ he’íva ndéve. Ejetyvyro to’a nde hegui mberu”, ha’e. Che platami michĩmi ambyaty ha aike universida-pe.  Aha hese mbegue mbegue-pe. Upéi opa che hegui virú-virú. Ha peteĩ organización oipuruka chéve aháitihaguã mbo’ehao guasúpe. Ohecha hikuái añemoranduséha ha ombohasa chéve ipo. Oĩ heta hente ikorasõ porãva ko yvyape’ári. Ko’ága ahecha che po’a ko’ê ha aikuaa sapy’a mávapa che, po’a memby.

Cristian David 1Y la literatura ¿Qué tiempo está ocupando en tu vida allá?

A veces es la vida la que imita a la literatura. Mi vida poco a poco se va llenando de buenos acontecimientos literarios. Publiqué mi primer libro, Poemas del exilio (Universo, 2010) y también el segundo Cantos guaraníes (Impronta, 2012). Del primero no estoy muy orgulloso, pero fue el que me acercó a gentes que sabían de literatura y podían encaminarme, además fue con el que aprendí mucho. Este año edité Reflexiones y epifonemas, de Rafael Barrett (Renacimiento, 2014), mi primer libro como crítico y antólogo. Para mí fue todo un reto este proyecto. Ni siquiera sabía citar, pero aprendí. La voluntad es una de las virtudes de las que puedo presumir. La voluntad es buena madre y da siempre buenos frutos, bueno, eso si las intenciones son buenas. La voluntad es un arma de doble filo.

En este momento, estoy con los exámenes en la Universidad de Oviedo. Ya me falta poco para acabar el segundo año. A ver si me hago un buen profesor, porque tengo muy buenos profesores en la Universidad, y buenos compañeros también, gente a quien le encanta la literatura y la cultura en general.

Los paraguayos y paraguayas vivimos contradictoriamente nuestra relación con el guaraní. Lo celebramos cuando una película, un libro o un poema, como el tuyo, es reconocido fuera del país, pero aquí adentro pocos le dan el estatus que se merece, sobre todo dentro del Estado. ¿Qué opinas de esto?

Hay una falta de autoestima en la gente. Es como si tuviera vergüenza de mostrar lo que es. Y ese es un problema que no sabría decirte de dónde viene. Ya no quiero decir que es una herencia de las guerras que tuvo el Paraguay. El guaraní, en las dos guerras, fue nuestra arma más poderosa. Fue también la coraza de nuestra identidad. No la hemos perdido porque al final hemos ganado.

A pesar de eso, yo he visto incluso a alguien abofetear a su hijo por hablar en guaraní. Como si hubiese ofendido a Dios. Yo creo que es la gente misma la que tiene que dar más importancia a su lengua. Con esto quiero decir, que la gente debería hablar, leer y aprender a escribir sus dos lenguas. Es una responsabilidad de cada uno. Sobre todo de los estudiantes. No necesitamos premios para saber lo que tenemos. No necesitamos que nadie nos vengas  a decir: “Esto es un tesoro… Esto vale mucho…” Si siempre pasa esto es porque todavía no sabemos quiénes somos realmente. Por eso, la etapa de formación la debemos aprovechar para aprender bien nuestro idioma guaraní porque luego ya será difícil. Y también el español porque si no sabemos manejar los dos idiomas, ¿cómo nos defendemos? No todo el mundo va a ser profesor de guaraní. La buena formación nos hace sentir más seguros. Debemos pensar que todos los idiomas son iguales, todos son importantes, todos sirven para comunicarnos. Además utilizar varios idiomas fortalece nuestra inteligencia, eso está comprobado. Es una ventaja que los paraguayos tenemos. El guaraní es un idioma tan rico, tan flexible, es un tesoro en sí mismo. No hay poema que chirríe en esta lengua. Yo me enamoré de Marta porque habla muy bien el guaraní y la quiero todavía más por eso, porque es la lengua de mis primeros sentimientos.

El Estado lo ganaremos desde abajo, desde la escuela. También hay otras razones de la que sentirnos orgullosos. En Paraguay tenemos ahora Academia de la Lengua Guaraní, la primera de una lengua prehispana. Es que hay gente que no sabe que la lengua guaraní es ahora la marca más representativa que tiene Paraguay. Decía Saussure: “la lengua es la que en gran medida hace a la nación”.

Che ra’y -oguereko 17 año- he’i chepi chéve: cheko papá janaikoteveveima guaranírehe, ipévare añe’e castellano-pentema. ¿Mba’éicha rehecha hína mitâ kuña ha mitâ kuimba’e guaranijeiporúpe?

Heta oĩ mitâ kuña ha mitâ kuimba’e oipurúva guarani avei, ha umíape ñaipytyvõva’erã toñemoarandu. Aní ofalta ichupekuéra ho’u vaerã ni omondeva’erã ani hagua ojepy’apy. Upéicha oipurúta itiempo arandukáre, omoñe’ê ha ohaíta heta mba’e. La cultura oikoteve tiempo libre.

Che ahecha opu’ãha ohóvo ñane ñe’ê mbeguakatu. Oguatá mbeguekatú hína, oguahéta hina mombyry. Ani repyta he’i jatyta Aquile-pe, upévara ñane mandu’a. Sa’ivéma oĩ la otĩva.

Nde ra’y katu imitãiti, ha ndérupive, ha maymáva túva ha sy techapyrã rupive, oñe’êne aveí. Jahecháva mbaymáva ojapóvanteko jajapose.

Imitã aja ña ñe’ê vaerã ñande ra’y ha ñande rajy-pe guaraní ha castelláno-pe. Toñeñandúma hikuái, imichíguive, bilingüe.

Túva ha sy pope oĩ ñane ñe’ê rekove. Ha’ekuéra ha’e mbo’ehára avei. Mitã ohechãro itúva ha isy omoñe’ê Juio Correa-pe, ha Miguel Ángel Meza ñe’êpotỹ mba’e, ha terã maymáva ñe’êpapára jarekóva ha hembiapo porãitéva, katuetei ohayhúne iguaraní.

Che aikuaa che mitãguive ke ñande oi ndajahayhuiro ñande persona ha ñande ñe’ê ndaikatumo’ái jahayhu avavépe, ha ndaikatumo’ái jahayhu pe ja’éva. Ndaipuporã mo’ãipy.

¿Mba’e ndéve guarâ ojejapó vaerâ ñane retâme ojehaive haguä caso ñemombe’u ha ñe’e poty guaraníme?

Biblioteca ha premio literario ha’e ñane poha. Ña moĩ biblioteca maymáva mbo’ehaópe. Ña premia temimbo’e ohaíva ñe’êpoty ha káso guaranípe.

Ko’ãga che mandu’a che mbo’ehára Marielare (Repatriación-Pueblo de Dios-pegua). Ha’e ohayhukáva’ekue chéve che ñe’ê. Ombo’êpy vy’ápe ha ombova ñande rehe ñe’ê rory. Hetá omoñe’ê va’ekue oréve kaso a ñe’êpoty, vy’ápe che mandu’a hese. Ko árape che rory aguerekohaguére mbo’ehára ha’éichagua.

Avei Depósito Cué-pe oikóva’ekué peteĩ karaĩ imarangatúva. Oñe’êporã guaranípe, igusto ñahendu chupe. Che mandu’a peteĩ ára he’iva’ekue chéve oúro ikokuégui: “Ka’arupytu jave ahendu opuka ikangypápeve ynambu tataupa”. Ha’e ndoikuáai he’i hague chéve peteĩ mbo’aváva. Pe iñe’ê che añogantu che akãme. Jaipuruva’erã ñane ñe’ê, ipuporaiténgo heta mba’e pype.

Che ñe’ê ome’ê katuétei cheve vy’a. Ahecháronguare che chíkape por primera ves, ha’e chupe: “Rohecha guive, ni ko che resa nda ha’evéima chemba’e”. Heta adeve che ñe’êpe.

¿Estás preparando algún libro en guaraní o en castellano?

Tengo un libro de poemas en guaraní que poco a poco voy escribiendo, y otro en español. Tengo también un texto de narrativa en la que llevo trabajando varios años ya.

¿Pensas volver a vivir alguna vez al Paraguay?

El camino de la vida es un círculo. Como decía Shakespeare: “Yo soy como los conejos que mueren donde nacen”. Me gustaría volver cuando acabe la universidad. Me gustaría llegar y buscar un trabajo y encontrarlo.  Y así continuar mi vida en mi tierra. Me gustaría ser útil a mi país, a mi pueblo, a mi gente. Me gustaría tener hijos y hablarles en guaraní y en castellano, por supuesto. Y enviarle a una escuela de idiomas para aprender inglés también. Y contarles historias del Pombero, de Jasy-jateré, de El dorado. Esos cuentos que tanto me fascinaban cuando era pequeño. Ko ñasaindy española ndoguéi che resaýpe, nda ha’éirupi che retã jasy rendy. Quiero volver.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.