Ja guerehory guaranipe, ñemonguetape

En su día, festejemos el guaraní, hablándolo.

El guaraní de cumpleaños. Fotografía de Marta Escurra para Infosurhoy.com

Por: Diego Barreto.

En el cumpleaños de la lengua guaraní, entre sus fortalezas y falencias, los expertos invitan a que la sociedad irrumpa con su guaraní para salga más viva que nunca y no siga el destino de otras lenguas amerindias.

El dinamismo de la lengua

A orillas del río Nilo, hace miles de años, ya los egipcios aprendieron que una lengua no se puede colonizar. Quien tradujo a occidente los jeroglíficos egipcios, se valió para ello de una lengua anterior a la de los faraones, el arameo, lengua de los esclavos. En Latinoamérica, en época de coloniaje, también los conquistadores usaron la lengua nativa-esclava en cuanto les era necesario.

Aún así, hoy en regiones andinas el quechua es considerada segunda lengua, no pudiendo ser relegada totalmente por el castellano de los invasores.

El guaraní agobiado tal vez con la misma fuerza material y espiritual por el colonialismo, supo sobrevivir. Y no por cuestiones místicas, al decir de Domingo Rivarola, sino por sus hablantes.

En este sentido es bueno recordar la lucha del líder indígena Overá, por preservar la lengua y la cosmovisión del guaraní. El Shamán, en palabras  del periodista Arístides Ortíz, se decidió casi 500 años antes de la Independencia, desafiar al colonialismo y defender su lengua por sobre lenguas  impuestas. La batalla, de vida o muerte, aún se da en todos los escenarios y por todos los medios posibles.

El presagio de Overá

Pese a la reciente promulgación de la Ley de Lenguas, para los expertos no basta con esto, ya que sólo el hablante determinará la supervivencia de la lengua.

Según el Dr. Barthomeu Meliá, el idioma guaraní sobrevive hasta hoy pero con una tendencia negativa. Recuerda la realidad de lenguas como la guaná y el manjui, de las 20 lenguas que se hablan en el Paraguay, que avanzan a su extinción.

Los expertos también coinciden que es inconveniente la ineficaz reforma educativa, que no dio el lugar correspondiente al guaraní que ya la Constitución de 1992 establecía al designarla como lengua oficial.

“Portuñol” y “Jopara”

Por otro lado, las transformaciones que sufrió la lengua hablada es un tema también debatido desde los frentes a favor y en contra. Para Meliá, es un peligro el bilingüismo criollo castellano portugués que se práctica en la frontera con el Brasil.

En tanto que el jopara, obstáculos para unos y nueva lengua para otros, es para el periodista Mario Rubén Álvarez, inofensiva cuando no suprime al guaraní inútilmente.

“El guaraní, la identidad de los paraguayos”

Otros son más optimistas y afirman que el guaraní se verá más fortalecido a partir de la Ley de lenguas, porque esa impronta política era imprescindible. Ya Domingo Rivarola decía que el guaraní debe identificarse en los jóvenes para salir del atrincheramiento en que hoy se sitúa la lengua.

Lo cierto hoy es que, en proporción al número de habitantes se estima que el idioma guaraní impera en una población de más de 6 millones de habitantes. Se habla de una tasa del 80%, que no tiene parangón en relación a otros países de lengua nativa donde se impuso el castellano.

A festejar el día del guaraní, hablándola.

Comentarios

Publicá tu comentario