Itakyry: Fuera Indio

Ohai: David Galeano Olivera*

Volvió a ocurrir, ya no es novedad, ya se hizo costumbre, de hecho nunca llamó la atención de nadie salvo de los algunos indigenistas y medios de comunicación. Lo seguro es que será noticia por dos o tres días y nuevamente el manto del olvido y de la impunidad cubrirá este cobarde y criminal ataque. Las autoridades ni se inmutaron. Me estoy refiriendo al nuevo atropello a la Comunidad Indígena de 3 de Julio Ysatî, Distrito de Itakyry, Departamento de Alto Parana, ocurrido el domingo 7 y el lunes 8 de mayo de 2017. La escuela de la comunidad fue quemada y siete familias fueron desalojadas a balazos, sin importar la presencia -entre ellos- de niños, ancianos o mujeres embarazadas o con hijos pequeños. Los capangas de una empresa industrial de la zona, apadrinada por algún político poderoso, procedió a expulsarlos como a animales. Que pena!. Como hace 520 años la persecución no para. Sigue igual y peor. Son indios nomás…

El indio, indígena, nativo, aborigen, originario -tenga el nombre que sea- no pasa de ser el inacabable sinónimo de la miseria, de la pobreza, de la suciedad, de la ignorancia, de la invisibilidad. Para ellos no existe estado, democracia, solidaridad, respeto, desarrollo, justicia social. Para ellos no existe un carajo. Ellos son la lacra de la humanidad que son ninguneados sistemáticamente. No son la prioridad del gobierno y ni siquiera figuran en la agenda de las autoridades nacionales, departamentales ni distritales. Y pensar que nunca le hicieron daño a nadie, siempre vivieron pacíficamente, respetando a todos, intentando vivir su identidad y seguir heredándola a sus descendientes. Son padres, madres e hijos como cualquiera de nosotros. Pero a fuerza de sinceridad, hoy lo han perdido todo: sus tierras y montes, sus ríos y arroyos, sus plantas, sus animales. Perdieron su identidad. Expulsados de su habitat se ven obligados a migrar a las aldeas de cemento a mendigar, a sufrir toda clase de vejámenes y a morir. Y nosotros, la “sociedad envolvente”, el “mundo civilizado” somos cómplices del atraco y de la impunidad que impera en contra de estos hermanos. Queda visto que cuando el zapato no nos aprieta, no nos duele nada. En este caso, no sentimos el interminable dolor y el inhumano padecimiento de ellos.

Me pregunto, donde está el presidente de la República o el vicepresidente o es que ellos no gobiernan para los indios. Dónde están los senadores y diputados que nos representan o es que ellos no representan a los indígenas?. Dónde están los gobernadores e intendentes?. Dónde están los jueces y fiscales, dónde están los presidentes de partidos políticos?. Por Dios, por qué no hacen nada?. Qué hizo en este caso el Instituto del Indígena (Indi), supuesta institución que debe defenderlos y ampararlos.

Urgentemente hacemos un llamado más a todos a solidarizarnos con nuestros hermanos Indígenas de la Comunidad 3 de Julio Ysatî y de todas las comunidades indígenas del Paraguay; y a exigir a nuestras autoridades la solución justa a sus problemas y necesidades.

* Es presidente del Ateneo de Lengua y Cultura Guaraní

Comentarios

Publicá tu comentario