Israel se enfrenta a un terremoto respecto al rol de la mujer

Existe una vigorosa disputa entre ultra ortodoxos y liberales en torno a la participación y la no discriminación de las mujeres. 

Imagen: Anajnu.

Desde hace tres meses, cuando el Ministerio de Salud de Israel otorgó un premio a una profesora de pediatría por su libro sobre las enfermedades hereditarias comunes de los judíos, su experiencia en la ceremonia de entrega de los premios se ha convertido en un grito de guerra.

La profesora, Channa Maayan, sabía que el ministro de Salud es ultra ortodoxo y que otras personas religiosas también estarían presentes. Así que se vistió adecuadamente con una camisa de manga larga y una falda también larga. Pero eso era apenas suficiente.

No sólo el doctor Maayan, su esposo, tuvo que sentarse por separado, como hombres y mujeres lo hicieron en el evento, sino que alguien se encargó de decirle que un colega hombre debería recibir el galardón porque a las mujeres no se les permitía subir al escenario.

En un momento en el que no hay avances en el conflicto con Palestina, los israelíes se vuelcan hacia adentro y descubren que un problema que habían descuidado, el lugar de los judíos ultra-ortodoxos, ha estallado en una crisis. Y se centra en las mujeres.

Una lista que crece

La lista de controversias crece todas las semanas. Los organizadores de una conferencia la semana pasada sobre la salud de la mujer y la ley judía, prohibieron a las mujeres hablar desde el podio, con lo cual se cancelaron al menos ocho exposiciones; los religiosos ultra-ortodoxos escupieron a una niña de 8 años, porque consideraban que no vestía con la debida modestia; el rabino jefe de la Fuerza Aérea renunció a su puesto debido a que el ejército se negó a excusar a soldados ultraortodoxos de asistir a eventos en los que participaban cantantes femeninas; en sus pancartas, los manifestantes tildaron de «Hitler» al comandante de la policía de Jerusalén, ya que dio instrucciones a las líneas de autobús público en los cuales se sientan indistintamente hombres y mujeres a circular por los barrios ultra ortodoxos; los vándalos oscurecieron el rostro de mujeres en las carteleras de Jerusalén.

El discurso público en Israel está de pronto dominado por una nueva frase de alto tono en hebreo, «hadarat nashim», o la exclusión de las mujeres. El término está en todas partes en las últimas semanas, algo así como la frase «machismo» surgió hace décadas en los Estados Unidos.

Todo esto parece anómalo a la mayoría de la gente en un país donde cinco jóvenes mujeres recién se graduaron en el curso de prestigio de la Fuerza Aérea como pilotos y una mujer preside la Corte Suprema de Justicia.

Vigorosa disputa

Pero cada lado de esta disputa está llevando a cabo una campaña pública vigorosa.

El New Israel Fund, que aboga por la igualdad y la democracia, organizó recitales y conciertos de las mujeres en Jerusalén y colocó carteles con los rostros de las mujeres bajo el lema «Las mujeres deben ser vistas y escuchadas». La semana pasada, la Asociación Médica de Israel aseveró que sus miembros deberían boicotear los eventos que excluyen a las mujeres de hablar en los escenarios.

Las autoridades religiosas dijeron que los grupos liberales estaban librando una guerra de odio contra un sector piadoso que sólo quiere que le dejen en paz.

Ese sector, el ultraortodoxo que viste de negro, es conocido en Israel como haredim, es decir, aquellos que tiemblan delante de Dios. Se compone de muchos grupos con enfoques distintos que van desde la liturgia a la longitud de sus chaquetas, el estilo de sombrero, formas de llevar la barba y los cabellos laterales y las diferentes formas de cubrir el pelo de las mujeres. Entre ellos se encuentran los jasidim de origen europeo, así como los procedentes de países de Oriente Medio que están representados en la política por el partido Shas.

Como grupo, los ultraortodoxos son, en el mejor de los casos, ambivalentes con respecto al Estado de Israel, al que consideran insuficientemente religioso y prematuro en su fundación, porque el Mesías no ha llegado todavía. Durante las décadas de la existencia del Estado, los haredim manifestaron su enojo en contra de prácticas estatales como permitir que los autobuses circulen en sábado, y la mayoría creían que el Estado no podría sobrevivir.

En la actualidad suman un millón, una comunidad en su mayoría pobres en un país de buen estándar económico y con 7,8 millones de habitantes.

Fuente: Red Eco Alternativo.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.