Investigación confirma que modelo agroexportador disminuye empleos en el campo

Pese al auge de la agricultura y la ganadería, el empleo bajó a -1,4 %.

  • Según especialistas, es consecuencia de un modelo que se sostiene en la concentración de tierras y el reemplazo de la mano de obra por la tecnología.

  • La finca familiar sigue siendo la más importante generadora de trabajo.

Una sola persona con un tractor de alta tecnología puede manejar 100 hectáreas de cultivo extensivo. Foto: CulturaMix.

Por Diego Barreto.

Una investigación realizada por el Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (CADEP), a cargo de los profesionales Cinthia González, Julio Ramírez y Marcelo Perera afirma que en el campo el empleo directo pierde fuerza.

La investigación toma un lapso de 10 años, de 1997 a 2008, para sacar sus conclusiones. Pese al crecimiento del sector agrícola y ganadero en una década, la generación de empleo directo disminuyó en torno a -1,4%, asevera Julio Ramírez.

Si bien dice que se abrieron otras fuentes de ingresos en torno a lo agropecuario, el informe da cuenta que el empleo directo en las fincas bajó.

También dijo que el sector agropecuario tiene como característica la utilización de tecnología de punta a lo queda supeditada la creación de empleos.

La investigación dio cuenta de que el comportamiento económico de las empresas agro-ganaderas de exportación creció en este lapso, lo que no tuvo incidencia en los ratios de la pequeña agricultura familiar campesina, pues disminuyó.

La investigación se hizo en base a las Encuestas de Hogares de la Dirección General de Estadísticas, Encuestas y Censos como también  del Censo Agropecuario.

Desmentidos

Según el Censo agropecuario 2008, las fincas de hasta 100 hectáreas son manejadas por más de 240 mil productores o familias, mientras las de más 100 hectáreas se reducen a unos 6360 productores o familias.

Es decir, aun con la expulsión de las comunidades por parte de los grandes emporios agro-ganaderos, la finca familiar sigue siendo la más importante generadora de trabajo.

Según investigadores como Tomás Palau y Ramón Foguel, esto se debe a que la agricultura empresarial de escala requiere de grandes cantidades de tierra para su rentabilidad, por lo que va expulsando a los pequeños agricultores y sus familias. Al utilizar tecnología de punta, no precisa de mucha mano de obra, una sola persona puede manejar unas 100 hectáreas en un tractor, mientras que una finca familiar de 10 hectáreas da trabajo a todos los integrantes de una familia.

De la misma forma, las estancias generan escasa mano de obra, por lo general mal pagada.

Estos argumentos, generalmente utilizados para criticar el modelo agroexportador, han sido puestos en duda por parte de los sectores interesados y la prensa, afirmando siempre que no tenían sustento, y que por el contrario si se generaba empleo con el actual modelo dominado por el cultivo de soja. Los números dicen lo contrario.

Cómo revertir la situación

Pese a todo. La agricultara familiar sigue siendo la principal generado de empleos en el campo. Foto: Presidencia.

Para el economista Luis Rojas, en tanto empleo, el campesino está fuera de los factores de productividad. Es decir, que al no acceder a la tierra, o al acceder a alguna de baja calidad se lo deja a su suerte.

Tampoco son beneficiados por el sector privado que debería encargarse de proveer de créditos a todos sin discriminación. No cuentan con títulos de propiedad por parte del Estado y menos con créditos ayuda.

Esto debe revertirse, tanto como debe darse «una mayor asistencia técnica en insumos y conocimientos, pensar en un plan de desarrollo rural sostenible en el tiempo, con caminos, escuelas, acceso a la salud que atenuará el proceso de migración a las ciudades, ya que son pasos indispensables que se debe dar para la comercialización, para el empleo”, opinó al respecto.

Comentarios

Publicá tu comentario