Interior del país y zonas de frontera son los lugares más vulnerables para la «trata» de personas

En Itapúa, muchas personas engañadas son llevadas a Córdoba y Buenos Aires.

La explotación sexual es uno de los principales fines del tráfico de personas. Argentina es uno de los primeros destinos. Foto: Diario 24.

La trata de personas es uno de los más crímenes lucrativos, consiste en utilizar, en provecho propio y de un modo abusivo, las cualidades de una persona.

Para que el crimen logre su cometido, los “tratantes” deben recurrir a la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas.

El caso reciente de los compatriotas rescatados de Chile es un ejemplo. Solo 57 regresaron, mas ¿Cuántos son los que sufren año a año este flagelo en nuestro país?

Sin haber cifras oficiales, la explotación laboral y sexual llenan los números, y en el segundo caso naturalmente las mayores afectadas son mujeres.

Debido a la vulnerabilidad económica, educativa y hasta de seguridad por parte del Estado, en el campo se dan los casos de abusos con mayor facilidad, según coinciden tanto Lorena Morel de la organización Kuña Róga, del Departamento de Itapúa, como Luz Gamelia Ibarra, de la  Dirección de Prevención y Atención a Víctimas de Trata de Personas de la Secretaria de la Mujer.

“Como Encarnación es una ciudad fronteriza, afirma Lorena, estudios previos demostraron que es un foco que sirve para la trata de personas, más bien de índole sexual, ya que son personas carenciadas sin estudios, las más vulnerables, y que a veces son engañadas en su búsqueda por una mejor posición”.

Córdoba y Buenos Aires, principal destino del tráfico

Las ciudades en donde más casos de trata de personas hay son la ciudad de Córdoba y Buenos Aires, generalmente el Ministerio de Derechos Humanos de Argentina asiste a estas personas. Hay un hogar en Posadas en donde las personas que fueron rescatadas en situación de explotación reciben atención psicológica y médica. Al llegar al Paraguay sin embargo, están a su suerte porque este país no cuenta con una ley contra trata de blancas, cuenta Morel.

“Aquí las mujeres rescatadas, anteriormente se dedicaron al trabajo doméstico para personas del propio seno familiar, por lo general. En ocasiones hasta son sus parientes quiénes les echan a la prostitución o en la esclavitud de una fábrica”.

Las que van por su cuenta o por influencia de alguna red, caen así en las redes de prostitución.

Itapúa es un lugar muy rico, pero también tiene el lado pobre. Hay varios lugares para el cruce a la Argentina, no solo el puente con Posadas que son vías del tráfico, asevera la entrevistada.

Allá van las paraguayas con el fin sexual hacia Córdoba y Buenos Aires, además hay casos de familias completas que caen en tratas de personas. Las llevan con el fin de progresar pero luego las abandonan en trabajos forzados y de hacinamiento.

La trata afecta en el mundo a unas 4 millones de personas según la ONU.

Comentarios

Publicá tu comentario