Intentan desalojar la toma de la UCA

Utilizando como pretexto las medidas de seguridad necesarias para la asunción de Fernando Lugo, fuerzas policiales intentaron desarticular la toma del Aula Magna de la UCA. Los alumnos y alumnas resistieron.

Al respecto, los estudiantes enviaron el siguiente comunicado:

«La asunción del nuevo gobierno trae consigo un gran despliegue técnico y de seguridad en el que se viene trabajando hace ya un buen tiempo, atendiendo las grandes personalidades y autoridades que visitarán nuestro país el próximo 15 de agosto.

alt text

La policia y la guardia privada marcaron presencia

En este escenario, en el que la Universidad forma parte del circuito de seguridad, la misma ha decidido colaborar con la organización suspendiendo, por resolución, todas sus actividades desde el miércoles 13 hasta el domingo 17. No obstante, teniendo en cuenta que el aula Magna está siendo ocupada por estudiantes hace ya más de un mes y medio, el rector Antonio Tellechea ha dado aviso de esta situación al Ministerio del Interior, informado que los alumnos permanecerán en la facultad durante estas fechas. De manera que no existe ninguna situación de irregularidad en este sentido.

Pese al aviso dado por el Rector a las autoridades pertinentes, se han dado varias situaciones contrarias, tanto a lo dialogado con el Ministerio del Interior como a la resolución emitida por el rectorado -la cual solo fija disposiciones generales respecto a la acceso y las actividades-. En la mañana de hoy 4 agentes de la fiscalía –que no se identificaron- llegaron hasta la Facultad y trataron de convencernos de que desalojemos el lugar o que en caso contrario debían llamar a la seguridad nacional para un desalojo. Por otra parte, se han triplicado la cantidad de guardias, se han puesto chapas en los portones para evitar el acceso de estudiantes y se han colocado cámaras en los accesos, buscando con ello intimidar y aislar a los estudiantes que nos encontramos que permanecemos dentro de la institución.

Estas medidas nos muestran claramente que la asunción del nuevo gobierno es tan solo una excusa que están utilizando las autoridades para desalojar a los estudiantes que mantienen una postura crítica a la Universidad. Se busca aprovechar este escenario para anular la disidencia a partir de medidas de amedrentamiento y aislamiento, recurriendo incluso a la violación de la autonomía universitaria por parte de las autoridades quienes han dado permiso a los agentes del orden para ingresar a la universidad para lo «hubiere lugar».

Esta situación representa un claro atropello a la autonomía universitaria y como estudiantes queremos denunciar públicamente a las autoridades de la Universidad Católica que están aprovechando el escenario nacional para utilizar la fuerza para eliminar a sus miembros «disfuncionales». Asimismo, creemos que este proceder debería indignar a cualquier ciudadano que busque una sociedad más libre y el aniquilamiento definitivo de las viejas prácticas que tanto daño han hecho a la sociedad paraguaya»

Comentarios

Publicá tu comentario