Instan a movilizarse y luchar dentro de los primeros 100 días de gobierno

“No hay tregua con un gobierno que impulsará las privatizaciones, los agronegocios, el uso de semillas transgénicas y que considera a las organizaciones sindicales como un estorbo” asegura el Partido Convergencia Popular Socialista.

Foto: PCPS.

Convergencia Popular Socialista (PCPS) consideró que “los primeros 100 días deben ser de movilizaciones y de luchas como lo están haciendo los docentes y los trabajadores de la salud por sus derechos”, en un comunicado que dio a conocer con motivo de la asunción de Horacio Cartes como presidente.

“Lo que corresponde ahora es organizar la oposición con toda la ciudadanía honesta y democrática, con las organizaciones sociales y políticas que asumen la necesidad de cambios importantes para recuperar el terreno perdido, además de construir un bloque popular en la lucha y en un debate amplio y democrático que resista al modelo neoliberal que continuará el gobierno de Horacio Cartes”, expusieron.

“No hay tregua con un gobierno que impulsará las privatizaciones, los agronegocios, el uso de semillas transgénicas y que considera a las organizaciones sindicales como un estorbo”, señala el texto firmado por Ramón Medina y Ernesto Benítez, secretario general y secretario general adjunto, respectivamente.

Allí también se historia que “el golpe de Estado parlamentario del 22 de junio de 2012 fue un quiebre democrático y un retroceso político que aisló internacionalmente al país y reinstaló la persecución con el despido de casi 3 mil trabajadores del Estado, volviendo a la época de la dictadura de Stroessner” indicaron. “Desde ese día se apoderó del Estado un grupo de saqueadores que llegó de la mano de las transnacionales como Cargill, Rio Tinto Alcan y Monsanto, junto a los grupos económicos que forman parte de la oligarquía local para imponer uno de los gobiernos más corruptos de los últimos tiempos, que dejó sin fondos el programa Tekoporâ, que hizo un feroz negociado con la compra de tierras en Cordillera para favorecer al senador Oviedo Matto y al sector oviedista en época electoral y produjo atrasos en el pago de sueldos y en programas sociales como nunca antes se había visto”.

Siguió recordando que “Franco junto al Partido Colorado y los demás grupos golpistas se acoplaron disciplinadamente a la política imperialista para atacar a los gobiernos progresistas de la región y a los proyectos de integración como Mercosur, Unasur, Celac y otros”.

Señaló también que “no se podía esperar otra cosa de un grupo que se niega a cobrar impuesto a los grandes productores de soja -quienes son los que más ganan pero que menos aportan al fisco- además de contaminar el medio ambiente con total impunidad. Tampoco tuvo la intención de investigar la ocupación ilegal de millones de hectáreas de tierras destinadas a la Reforma Agraria.

El gobierno del usurpador Franco, producto de la traición, es una de las páginas más negras de la historia política del país y el suceso más grave en este proceso de transición que se inició luego de la caída de la dictadura de Stroessner”, concluyó.

Comentarios

Publicá tu comentario