Informe revela «serios indicios» de ajusticiamiento de campesinos tras balacera en Curuguaty

Los indicios fueron encontrados por el equipo de investigadores encabezado por el jurista español Aitor Martínez Jiménez. El informe fue presentado ayer. El dato corroboraría la versión pericial del forense Pablo Lemir, quien sostuvo que las balas impactadas en los campesinos se alojaron  en cuello, cabeza y hombro tirados de arriba hacia abajo».

 

Fuente: noticiaspolicialespy.com

El equipo de investigadores encabezados por Martínez Jiménez convocó a una conferencia de prensa ayer a las 17 en el Hotel Armele del centro de Asunción. La convocatoria formal fue hecha por  la Plataforma de Estudio e Investigación de Conflictos Campesinos (Cpeicc) presidido por el exsenador Domingo Laíno.

En un pasaje de la exposición de su informe técnico, los investigadores arrimaron elementos de juicio que los llevó a afirmar lo siguiente: «Hay serios indicios de presuntos ajusticiamientos extrajudiciales de campesinos tras el tiroteo, pero que la Fiscalía no los investiga». Los investigadores explicaron que tras la balacera, que duró entre 35 a 45 minutos, según estos serios indicios, efectivos policiales procedieron a ajusticiar a los campesinos heridos caídos en el suelo, disparándoles con sus fusiles de grueso calibre.

Días después de la matanza en Curuguaty, el médico de la Unidad forense de la Fiscalía General del Estado, Pablo Lemir, acompañado de los fiscales intervinientes en el caso, afirmó (luego de haber hecho la primera inspección de los cuerpos de los campesinos y policías muertos en la morgue de la Fiscalía) que casi todos los cuerpos de los campesinos asesinados «recibieron las balas en cuello, hombro y cabeza», y que «los disparos penetraron en los cuerpos de arriba a abajo». Este informe fue presentado en una conferencia de prensa, y quedó grabada en filmaciones y publicaciones escritas de los medios de comunicación.

Otra conclusión a la que llegaron los investigadores es que «hubo atención preferencial para los policías heridos (rápido traslado a hospitales, incluso por vía aérea), pero no se procedió igual con los campesinos. En muchos casos hubo omisión de auxilio y hay sospechas de que algunos murieron desangrados», hecho que sería una forma de dar muerte a los campesinos.

Martínez Jiménez y su equipo exhibieron un video remasterizado que capta pasajes de los momentos en que campesinos y policiales hablan, discuten, forcejean para luego iniciarse la balacera mortal.

 

Comentarios

Publicá tu comentario