Informe oficial confirma situación alarmante de la cárcel de Tacumbú

Algunas de las situaciones encontradas son la selectividad del sistema penal, casi exclusivamente dedicado a perseguir a personas de escasos recursos, así como los tratos crueles, inhumanos y degradantes que soportan los internos.

«Tacumbú es una cárcel de la miseria», declaró Diana Vargas, del MNP. Foto: Facebook del MNP.

El Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura presentó este martes un informe sobre el sistema penitenciario de nuestro país, en esta ocasión específicamente sobre la Penitenciaría Nacional de Tacumbú.

Diana Vargas, miembro del organismo, señaló que la situación en dicho centro de reclusión es alarmante, empezando por la gran superpoblación que se registra. Actualmente existen unas 4.000 personas recluidas para un centro cuya capacidad es de 1.200 internos.

“Estamos presentando el informe de monitoreo de la Penitenciaría de Nacional de Tacumbú, donde la situación es realmente alarmante. Tenemos una población de casi 4.000 internos en un establecimiento que no tiene una capacidad mayor a 1.200 personas. Eso implica un alto grado de hacinamiento, superpoblación”, declaró Vargas a la 730 AM.

“También observamos que solo el 20% de los internos tiene una condena. Es decir, el 80% está procesado con los plazos ya muchas veces vencidos. La defensa pública tampoco ejerce de manera adecuada su rol, igual que los juzgados de ejecución”, añadió.

La funcionaria también alertó sobre las precarias condiciones de salud y los tratos crueles, inhumanos y degradantes que sufren los internos.

“Vemos que hay una población penitenciaria sumamente deteriorada en materia de salud, un alto nivel de consumo sin ninguna intervención al respecto desde el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social. Es decir, tenemos una población realmente en condiciones que podemos caracterizar de tratos crueles, inhumanos y degradantes”, observó.

Asimismo, Vargas informó que presentaron recomendaciones a las instituciones competentes que son de cumplimiento obligatorio, de acuerdo a lo estipulado por la normativa nacional. Entre estas recomendaciones mencionó el cierre al ingreso de nuevos reclusos. En este sentido detalló que ya fueron informados la ministra de Justicia y Trabajo, Sheila Abed, y el Poder Judicial, de tal forma a que las personas que sean privadas de su libertad permanezcan en condiciones adecuadas.

“Ahí en donde tenemos que preguntarnos qué tipo de delitos estamos persiguiendo y qué tipo de perfil tiene la persona que ingresa al sistema penitenciario. Son principalmente jóvenes, muchos de ellos en situación de consumo y la respuesta que le damos es únicamente el encierro en estas condiciones. Por tanto, es preocupante adónde nos lleva como sociedad y qué tipo de jóvenes y con qué alternativas para la vida estamos dando”, advirtió.

La funcionaria de Estado apuntó además a la selectividad del sistema penal, que se enfoca preeminentemente en perseguir a personas de escasos recursos, y responsabilizó de esta situación a la Policía y a la Fiscalía.

“También es importante que hagamos un análisis sobre el funcionamiento del sistema penal. Es sumamente selectivo, decide qué tipo de delitos perseguir. En eso tiene gran responsabilidad la Policía Nacional y el Ministerio Público y, por otro, también a qué tipo de personas ingresar el sistema. Hoy vemos que la Penitenciaría Nacional de Tacumbú es una cárcel de la miseria. Vemos a personas casi en estado de desnutrición, sin acceso a la educación, a la salud”, remató Vargas al tiempo de recordar que el Estado tiene la obligación de garantizar el derecho de todas las personas.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.