Incertidumbre preelectoral en el Paraguay del cambio

Acerca del tiempo regresivo de ahora hasta 2013, cuando la ciudadanía deberá elegir a sus nuevos representantes.

Votación en el Paraguay. Fotografía: Eleccionesparaguay.com.

Otra de las sorpresas recibidas por el visitador externo del Paraguay del cambio es la proliferación desmedida de “candidatos pesidensiables” para las próximas elecciones políticas de 2013.

La impresión que se recibe –con un poco de exageración– es que en el Paraguay de hoy existen “más presidenciables que electores”.

Indudablemente tal multiplicidad de candidatos es un paso adelante en el proceso democrático,  en   comparación al “candidato único” de su funesto pasado dictatorial . Pero al mismo tiempo acarrea consigo un riesgo de confusión e incertidumbre en el seno del electorado.

¿Por quién votar? ¿A quién elegir? ¿Cuál es el candidato más  creíble? Éstas son las preguntas que se hace el ciudadano llamado a  depositar su voto en el secreto de las urnas, en las próximas elecciones –esperamos libres y limpias– que se realizarán en 2013.

Ante tal dilema de no fácil respuesta, nos atrevemos a formular  las siguientes consideraciones que ponemos a la reflexiòn de la ciudadanía:

A) La primera consideración toca a la percepción difusa en el seno del  electorado paraguayo, de un desencanto  generalizado respecto a la clase política hoy presente en el Parlamento nacional . Todos los parlamentarios, viejos y jóvenes, son acusados –con raras excepciones– de incapacidad, deshonestidad, apetitos desordenados de poder, más al servicio de intereses personales y partidarios que al servicio limpido y desinteresado del bien común de la nación. Son llamados globalmente como“ sabaneros “ por su apego exagerado a la “ley sábana” que tiende a eternizarlos en el poder y dificilmente serán reelectos en la proxima legislatura.

B) La segunda consideración –esta vez más positiva– es la percepción de la aparición de un  electorado potencialmente más crítico en el panorama nacional . Tal “madurez cívica naciente” se presenta sobre todo en el seno del electorado juvenil, probable portador de un voto no necesariamente fiel a la tradición familiar, es decir, al “candidato del partido” sino que mira mas bien  a la personalidad y el programa del candidato. Daré mi voto al candidato por el más capaz, honesto y

probable servidor eficiente de la nación, parece ser el pensamiento oculto en la mente del potencial elector juvenil crítico en el Paraguay del presente.

C) Otra percepción en el seno de los paraguayos de nuestros días parece ser el deseo del proseguimiento y  el perfeccionamiento de las realizaciones positivas de la administración actual. Tales realidades se manifiestan sobre todo en el área de la salud pública, la educación, la lucha contra la marginación, la reforma agraria, la gestión de los ingresos de Itáipú y Yacyretá, las inversiones privadas, públicas y extranjeras para la “creación de riquezas”, y otras realidades positivas. Tales realidades tienden a ser negadas sólo por el egoísmo de los potentados que temen que el cambio sea un peligro para sus intereses y por la  obtusidad política de los nostálgicos del viejo régimen que sueñan con una eventual victoria revanchista y restauradora en 2013.

D) La gran incógnita de 2013 constituye la incierta participación al voto de los casi dos millones de paraguayos desparramados por todos los rincones de la Tierra. Tales migrantes vivimos angustiados ante los “manipuleos” del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) que con inexplicable espíritu antipatriotico está tratando de obstaculizar nuestro legítimo derecho al voto recientemente conquistado en el referéndum de 2011.

El fácil y elemental mecanismo de inscripción al Registro Electoral por vía electrónica y consular quiere ser sustituido por engorrosos e irrealizables métodos de inscripción “sur place” a cargo de funcionarios enviados a turistear con dinero público en los distintos paises de residencia de la migración paraguaya.

El voto pluralista y democrático de los migrantes de la diáspora puede ser decisivo para el proseguimiento y el consolidamiento de los cambios positivos iniciados en forma incipiente por la actual administración victoriosa de 2008. Ojalá estos deseos puedan ser realizados y no obstaculizados por las “fuerzas retrógradas” aún operantes en algunos ganglios ocultos del actual poder paraguayo.

Concluyendo este artículo recibimos la penosa noticia de los hechos luctuosos recientemente acaecidos en Curuguaty . Tales hechos entristesen nuestros corazones de migrantes de la diáspora y podrían tener resonancias imprevisibles en las elecciones políticas de 2013.

Roma, 16/06/12.

Angel Sauá Llanes: asllanes@tiscali.it

Comentarios

Publicá tu comentario