Inaguantable

Luis Bareiro Spaini es un tipo realmente inaguantable. No atiende el teléfono, no hace citas kañyhápe con los González Daher, los Víctor Bogado, los Calé, los Víctor Núñez… ni accede a entrevistas con gentes que van a chuparles las medias ni anda en planes conspiraticios. Y como si nada camina por el parque Carlos A. López sin guardaespaldas.   
  
Además, cómo se le ocurre enviar una carta a la embajadora norteamericana cuestionando por qué incurre en un error de “primerizos” en diplomacia al promover, en un almuerzo protocolar, discusión sobre política interna, donde, según cuenta, el vicepresidente Federico Franco se luciera hablando mal de Fernando Lugo.   
  
A quién se le ocurre en este país andar con cuentos de zurdos; qué es eso de cuestionar a la Embajada norteamericana diciendo a la señora Ayalde que se calme, que entienda que está en un país “soberano”.   
  
Bareiro Spaini es un tipo sinceramente inaguantable para nuestra clase política, porque, además, se desconoce, sospechosamente, de él algún negocio turbio, hijos esparcidos por el mundo, participación en clanes familiares con influencias en la Fiscalía, en los juzgados, en Aduanas.   
  
Bareiro Spaini no tiene cara de sospechoso. Tiene cara de culpable desde el mismo momento en que osó, como presidente de un tribunal militar, castigar con 18 años de prisión al general Pablino González.   

Es terrible y sedicioso castigar en nuestra cultura política a un par, a un camarada, a un igual, por el simple hecho de haber administrado el más grande robo en el Ejército del presupuesto de soldados.   

No, este tipo es realmente culpable de que viene a jodernos el negocio.   

Incluirlo en la cadena de mandos sería más intolerable aún. Si ahora que no tiene poder de decisión sobre las tropas anda con estas cosas extrañas de condenar actitudes de la Embajada norteamericana, qué haría si estuviera en la cadena de mandos. No, este tipo es de una estirpe que no nos merecemos.   
  
Hay que hacerle el juicio político.   
  
Los diputados en este país, en su mayoría, no pueden dejar de acometer este acto de justicia popular. Bareiro Spaini es “arrogante”, “incompetente”, “no rinde cuentas a nosotros, los representantes del pueblo”.   

No importa que no esté en la cadena de mandos. Qué importancia tiene este asunto constitucional menor, si la misión de limpiar nuestras instituciones de gente sospechosa de honestidad y de integridad es muy superior a esas vainas. “No lo incluiremos nunca en la cadena de mandos, pero si hay robo de fusiles, él tiene que rendir cuentas”.   

Viva el juicio político “soberano” de los diputados. Hasta la victoria final.

fuente: http://www.abc.com.py/nota/172007-inaguantable/

Comentarios

Publicá tu comentario