Impulsan campaña para querellar a represores stronistas

Denuncian que varios criminales siguen en funciones en el Estado. Inciativa del Colectivo de Ex Detenidas Políticas del Paraguay “Carmen Soler”.

  • Afirman que el Ministerio Público sostiene impunidad de los represores.

Mario Agustín Sapriza, director de la Policia de Asunción. Denunciado como torturador del régimen stronista por oganizaciones y luchadores contra la dictadura.

Desde el mes de junio viene desarrollándose la campaña “Querellar a los represores de la dictadura stronista, es frenar la represión del pueblo campesino en Paraguay.” La misma fue desarrollada desde Argentina, por las mujeres que integram el Colectivo de Ex Detenidas Políticas del Paraguay “Carmen Soler”.  A la misma se han adherido diversas organizaciones y personas, mientras la convocatoria sigue abierta.

Según las impulsoras, esta campaña «significa denuncia, investigación, juicio y castigo a los responsables del terrorismo de estado en Paraguay y de la persecución política de los luchadores campesinos por la Reforma Agraria. Es así, que exigimos enérgicamente a los tres poderes del Paraguay, a los organismos supranacionales, a los poderes todos, que paren la represión y provean la justicia y paz que el pueblo paraguayo merece. Llamamos a las víctimas de la dictadura, a las organizaciones políticas y de DD.HH, nacionales e internacionales, a sumarse a la Campaña».

Afirman que la a pesar de las toneladas de documentos probatorios de la represión existentes en el Archivo del Terror en Paraguay, la aparición de 17 restos humanos encontrados en las fosas comunes, en especial la del patio de la Guardia de Seguridad de la Cárcel de Tacumbu, y después del Informe Final de la Comisión de Verdad y Justicia del año 2008, aun no se ha enjuiciado a los 700 represores stronistas, quienes continúan en la más completa impunidad. Muchos de ellos, cumplen funciones oficiales en las fuerzas de seguridad policiales y militares.

«Los poderes fácticos se niegan a publicar las imágenes de los represores, sin embargo, están presentes y nos siguen mortificando en nuestra memoria», reclaman.

Represores en funciones públicas.

Restos de posibles víctimas de la dictadura encontradas en la Agrupación especializada.

La organización denuncia que uno de los represores que sigue en sus funciones sin haber sufrido ningún proceso es el director de la Policía de Asunción, Mario Agustín Sapriza, «quien torturaba en el año 1965, en la Comisaría 8ª siendo comisario Alfonso Lovera Cañete».

«Consideramos, que la impunidad de estos represores, es razón directa de las graves violaciones de DD.HH. operada en la actualidad por el aparato fiscal – policial – militar», señalan.

Según los mismos la consecuencia de esta situación es la persecución política que sufren los campesinos que luchan por recuperar sus tierras usurpadas por el latifundio, el hostigamiento a sus familias, aberrantes interrogatorios a sus niños, innumerables casos de tortura y presos políticos, algunos  de ellos víctimas del stronismo como fue de Sindulfo Agüero.

También denuncian que el Ministerio Público no acusa a los criminales de lesa humanidad, por el contrario el fiscal general Candia Amarilla y el equipo de fiscalas y fiscales, sostienen la impunidad de los represores y perseguir campesinos.

Acusan de asesinato a dos fiscalas de apellido Sapriza, familiar de un represor querellado por ellas,  y Duarte. «Estas asesinas sometieron a nuestro compañero Guillermo Weyer Piazza (querellante en esta causa contra los represores y víctima del stronismo ) a una pericia psiquiátrica forense  agresiva que lo re-victimizó, hasta que le falló el corazón y murió».

Finalmente, concluyen que la campaña “Querellar a los represores de la dictadura stronista, es frenar la represión del pueblo campesino“ promueve el desarme del esquema político estatal que vulnera los DD.HH. tanto de las víctimas de la dictadura, como del pueblo campesino.

Los interesados a adherirse a la campaña pueden escribir al: comisionparaguay@hotmail.com

Comentarios

Publicá tu comentario