«Hubo una reconstitución del Estado” durante el gobierno de Lugo, según analista

Milda Rivarola calificó este resultado como un “avance grande”.

Fuente: www.ipparaguay.com.py/20-abril-011

En los tres años de gobierno de Fernando Lugo hubo una “reconstitución del Estado” por el que el aparato estatal ha empezado a funcionar con niveles mucho menores de corrupción y con eficiencia, valoró este miércoles la politóloga Milda Rivarola, al evaluar en Radio Nacional del Paraguay los tres años de la victoria electoral del 20 de abril de 2008.

Milda rivarola, cambios, Lugo

La analista política Milda Rivarola. Fuente: www.radioviva.com.py

Rivarola calificó este aspecto como un “avance grande” considerando que “la larga hegemonía colorada había vaciado al Estado paraguayo de eficiencia y de sentido”.

Consideró sin embargo que este logro no es muy publicitado ni utilizado políticamente por el gobierno de Fernando Lugo que festeja este miércoles los tres años de una histórica victoria electoral.

Esta “reconstitución del Estado” no se da, sin embargo, en todas las reparticiones estatales de igual forma, según la analista política.

Calificó como ejemplos de este logro los ministerios de Salud, Interior, Obras Públicas, Educación y secretarías pequeñas como el de la Mujer y la Niñez y Adolescencia, que demostraron niveles eficientes de gestión.

Igualmente señaló como un \»logro importante\» del gobierno de Lugo la revisión de los costos de la energía paraguaya cedida al Brasil y la preocupación por reformar las relaciones internacionales en términos de comercio energético.

Rivarola igualmente evaluó los aspectos en que el gobierno no demostró cambios importantes.

“Alí donde el gobierno chocó con niveles de rivalidad internas grandes o con intereses socioeconómicos externos mucho más poderosos, no se hizo gran cosa”, dijo.

Consideró que esta situación se dio particularmente en los aspectos referentes al reordenamiento de la producción agraria, reforma agraria y desarrollo rural.

La resistencia a reformas en esta área se da porque implicaría tocar la base misma del poder económico paraguayo, que está ligado a la tierra, señaló la politóloga.

Otro de los aspectos en que el gobierno no avanzó fue en las reformas tributarias, según dijo. “Se intentó algo al comienzo, muy tibiamente, pero tampoco funcionó”, evaluó Rivarola.

Consideró además que la definición de un proyecto país sobre el cual basarse para posicionarse internacionalmente es una cuestión pendiente. \»Ese no es un defecto sólo de este gobierno porque la sociedad paraguaya nunca se puso a pensar lo que quería ser en el futuro\».

Indicó que definir \»qué queremos ser los paraguayos para adelante” ordenaría y modernizaría mucho más el país.

El sistema ya probó que puede alternar de poder sin convulsiones graves

En su conversación con Radio Nacional, la analista política calificó la alternancia política pacífica producida hace tres años como \»muy promisoria\» en términos de estabilidad política futura.

Con la forma en que se produjo esta alternancia se ha probado que se podía alternar de poder político sin convulsiones graves, teniendo en cuenta que el país tuvo otras dos alternancias radicales en 1904 y en 1947, señaló.

Esas dos alternancias anteriores fueron muy violentas e implicaron guerras civiles, golpes de estado y conspiraciones, que crearon un ambiente político en el que la estabilidad promedio de los presidentes fue de apenas un año, reseñó.

Sin embargo, la forma en que se produjo la alternancia de 2008 llamó la intención, incluso a analistas opositores, por su carácter pacífico, indicó.

“No hubo la violencia ni la inestabilidad que mucha gente predecía en caso de perdida del poder del Partido Colorado”, añadió.

Las transformaciones políticas en Paraguay son muy lentas

Rivarola sostuvo que, a diferencia de las transformaciones socioeconómicas, los cambios políticos en el Paraguay tienen un ritmo muy lento.

“Si uno mira los últimos 10 ó 15 años las transformaciones socioeconómicas en Paraguay son impresionantemente rápidas pero los cambios políticos en general son muy lentos”, dijo.

La politóloga consideró que esto se justifica en el hecho de que el Paraguay soportó la dictadura más larga de América Latina y la transición mas larga de la región.

“Nuestro tiempo político es todavía lento, entonces necesariamente los cambios van a tomar mucho tiempo todavía”.

Comentarios

Publicá tu comentario