Homenajean a los choferes de la Línea 30 con festival solidario

Trabajadores despedidos se encuentran crucificados y en huelga de hambre desde hace más de 30 días.  

Tripartita en el Viceministerio del Trabajado está agendada para este martes. 

«De pie unidos para vencer», fue el mensaje de Alberto Rodas.

El grupo “Golpe a golpe, verso a verso” realizó el pasado domingo un festival solidario en apoyo a los choferes de la Línea 30 que fueron despedidos por formar un sindicato y que se encuentran crucificados hace más de 30 días y en huelga de hambre exigiendo la reposición de los 10 despedidos, el respeto a la jornada de trabajo de ocho horas, el derecho a la libertad sindical y el seguro médico del IPS, puesto que la empresa no paga el seguro social a los trabajadores sin antigüedad.

Los trabajadores que se encuentran crucificados son Claudio Ramírez, Lucas Fernández, Darío Vera, Carlos Silva, Mariano Centurión, Félix Agüero, Óscar García, Sergio Cardozo, Juan Villalba y la esposa de este, María Concepción Candia. Entretanto, los que se encuentran en huelga de hambre son Simeón Rojas, Óscar Romero, Darío Peralta y Luis Armoa. Uno de ellos ya anunció que va a radicalizar la medida de fuerza cosiéndose la boca.

El acto, del que participaron más de un centenar de personas, se inició con la intervención del intérprete Hugo Flecha, quien tocó canciones de Teresa Parodi como “Señales de vida”, y “Escapé a las ironías de mi pueblo”, del escritor luqueño Víctor Sarýi. Luego le siguió Milton Vázquez con un repertorio folclórico con “Mboriahu memby”, de Emiliano R. Fernández; El ejecutivo, de Maneco Galeano, y un cuadro sobre la dura realidad campesina, “Tuku karu”.

Además de los artistas, llevaron su mensaje referentes de organizaciones políticas y sindicales como Carlos Luis Casabianca, presidente del Partido Comunista Paraguayo (PCP), quien destacó a los “héroes combativos de la clase obrera paraguaya, que encabezan la lucha por la dignidad de nuestro pueblo y por la conquista de la verdadera democracia. Empezamos a caminar el camino de la victoria”, señaló.

A su turno, el periodista Julio Benegas, del Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP), “llevó la plena solidaridad del SPP, que sigue esta lucha no solo para que se conozca, sino para que se convierta en lo que es, el bastión de la resistencia”. Al tiempo de recordar otras grandes luchas como la de Curuguaty y la huelga de los trabajadores de Prosegur, entre otras, revindicó como método de lucha poner el cuerpo y tomar la calle, puesto que “ndajarekói protección institucional  de un Estado que ampara y protege la explotación”.

Así se fueron sucediendo los oradores y los números artísticos,  entre ellos la festejada danza paraguaya con el baile de la botella. Los choferes crucificados, a pesar de tener las manos pegadas con clavos a la madera, seguían el ritmo tratando de aplaudir con los pies.

Otro de los músicos que tomó parte de la noche fue Alberto Rodas, quien tocó temas como “Latinoamérica en pie”, el poema musicalizado de Carmen Soler, “Sangre India”, y el clásico y emblemático “¿Dónde están?”.

A su turno, Gloria Bareiro, del Partido de los Trabajadores (PT), agradeció a los choferes el “ejemplo de seguir luchando” y Mercedes Canese, del Frente Guasu, instó a las autoridades del Viceministerio del Transporte y la Setama a cancelar el itinerario de las empresas que no cumplen con las leyes de la República, como la jornada laboral de ocho horas, el derecho a la libre organización sindical y la cobertura social. En tanto, Liz Núñez dijo que el propietario Justo Martínez Noguera y el administrador Aufredi Paredes «se merecen el desprecio de toda la ciudadanía y se les debe cancelar la licencia».

El «Baile de la botella» fue uno de los números más festivos de la noche.

El toque de humor fue puesto por el cuentacuentos Marco Flecha, quien sacó carcajadas al público relatando las andanzas del pícaro Peru Rima.

Hacia el final de la noche, el secretario general del sindicato de los trabajadores de la Línea 30, Juan Villalba, expresó sus agradecimientos al gesto de apoyo llevado al campamento. “Chamigo, agradeceterei pende presencia. No tenemos palabras para agradecer en nombre de todos los compañeros. Esta lucha queda a consideración del pueblo. Acá hay una enorme persecución contra los trabajadores. Este equipo no está dispuesto a negociar al antojo de los empresarios. Queda en manos del pueblo”, expresó Villalba.

Por su parte, María Concepción Candia, esposa de Villalba y que también se crucificó luego del despido de su marido, agradeció en nombre de todas las madres trabajadoras, momento en el cual no pudo evitar los sollozos al recordar a sus hijos.

“Debemos soportar la actitud inmisericorde de los empresarios corruptos, pero el pueblo nos da fuerza y fortaleza. Hasta el final, hasta que todos los compañeros sean reincorporados.  No fuimos obligados a tomar esta determinación por una persona, sino que fuimos obligados por la situación. Ani pe kirirî. Cosas peores pasan en otras empresas, pero los trabajadores se callan por temor a ser despedidos”, sostuvo Candia.

Por último, convocó a estar atentos y movilizados este martes 10 de setiembre, fecha en la que se llevará a cabo la tripartita en el Viceministerio del Trabajo. De esta manera anunció que desde el campamento ubicado frente la parada de la Línea 30, en el barrio Bella Vista de Luque, los crucificados partirán en carritos rumbo al centro de la capital a las 08:00 de la mañana.

Comentarios

Publicá tu comentario