Herederos de fortunas malhabidas de la dictadura hoy se divierten ostentando dinero en el rally

Entre los pilotos “estrella” de la principal categoría del rally en Paraguay (A8), la más costosa, están los nietos y herederos de Stroessner, Diego y Humberto Domínguez; los nietos del Ministro de Hacienda de la dictadura Cesar Barrientos, Marco y Alejandro Galanti; y el nieto de Andrés Rodríguez, Gustavo Saba.

Los nietos de Stroessner fueron denunciados por asociación ilícita para delinquir, producción de documentos públicos de contenido falso y ocultación de bienes. La Fiscalía nunca avanzó en el caso. Crearon una empresa pantalla para blanquear la fortuna de su abuelo y quedarse con ella.

Diego Dominguez Stroessner es uno de los herederos del dictador Alfredo Stroessner. Está denunciado por asociación ilícita para delinquir y ocultamiento de bienes. En la foto, junto a su copiloto Edgardo Galindo. Foto: Ralyargentino.org

La impunidad no solo reina en Paraguay, sino que también se va al rally. Las principales “estrellas” de la categoría A8 del campeonato de rally paraguayo, donde están los vehículos más costosos de la competencia, son herederos de fortunas malhabidas de la dictadura. En medio de un territorio declarado en estado de emergencia por la sequía, donde comunidades enteras se encuentran sin agua y han perdido sus cultivos de subsistencia, los Domínguez Stroessner, los Galanti y los Saba volvieron a partir como todos los años para una edición más del Transchaco Rally, acompañados de sus respectivos equipos de mecánicos y vehículos de auxilio. Dicen que llevaron víveres para los pobladores del Chaco.

Los Domínguez Stroessner

Una de las principales figuras, y más populares en el ámbito del rally paraguayo, es Diego Domínguez Stroessner, campeón de Transchaco Rally en sus ediciones 2001 y 2012. Su hermano Humberto Domínguez también es corredor, y nunca falta a la competencia chaqueña, aunque no cuenta con la misma suerte de su hermano, nunca ganó nada. Ambos son hijos del polémico yerno del dictador Alfredo Stroessner, Humberto Domínguez Dibb, quien en el año 1972 fue campeón en el Chaco en la categoría B.

“Es algo muy especial ganar esta carrera, es muy dura así como la Guerra del Chaco”, dijo a la prensa Diego Domínguez sobre su consagración en el Rally del Chaco. Difícilmente sin embargo los soldados paraguayos hayan tenido las comodidades que tiene el mismo cuando va a dicho territorio.

Diego y  Humberto, junto a su otro hermano, Alfredo “Goli” Stroessner (quien llegó a ser senador) son los herederos de la fortuna malhabida del dictador.

La máquina de Diego Domínguez suele llevar al frente las iniciales de su papá, el polémico Humberto Domínguez Dibb, acompañadas en general por la frase: «La leyenda continúa…»

Ante el inminente embargo de sus bienes en 1994, el exiliado dictador Alfredo Stroessner otorgó un poder especial a su nieto Alfredo Gustavo Stroessner Domínguez (Goli) para vender las propiedades que estaban a su nombre a la firma Sur Inmobiliaria, representada entonces supuestamente por Pascual Ros Orts y Geoffry Lloyd Bishop. En corto plazo, la empresa blanqueadora pasó a manos de los nietos, obteniendo Goli Stroessner la presidencia de la misma, mientras la Vicepresidencia cayó en manos de Diego Domínguez Stroessner y Humberto se quedó como uno de los directores titulares junto a su hermana Graciela. La empresa fijó como capital social G. 3.500.000.000.

Los implicados fueron denunciados ante la Fiscalía por el defensor de derechos humanos y víctima de la dictadura Martín Almada, por asociación ilícita para delinquir, producción de documentos públicos de contenido falso y ocultación de bienes. La misma quedó estancada en el Ministerio Público. Varios bienes adjudicados por Alfredo Stroessner son de entidades públicas como la Comisión de Administración Puerto Stroessner, creada durante su régimen.

Marco y Alejandro Galanti, nietos del ministro de Hacienda durante la dictadura, General César Barrientos. Foto: Rallysport

Los Galanti

Los hermanos Marco y Alejandro Galanti son otras reconocidas estrellas del Rally del Chaco. El mayor, Marcos Darío Galanti fue campeón en 1996 del Transchaco y este año volvió a competir. Actualmente, Marcos es Gerente General de Telefuturo. Su hermano Alejandro Galanti, fue campeón en las ediciones 2005 y 2010 y también compite este año. El mismo llegó incluso a pegarse el lujo de estar en el Campeonato Mundial de Rally. Los hermanos son siempre favoritos en el Chaco. Alejandro es propietario de Torque S.A., empresa que produce el programa de deporte motor “Coche a la Vista” de Telefuturo, y que al mismo tiempo es propietaria de los derechos de transmisión del Campeonato Nacional de Rally de Paraguay.

Los Galanti son ricos de cuna. Son los nietos del General Cesar Barrientos, uno de los mayores hombres de confianza de Alfredo Stroessner, quien primero fue ministro de Industria y Comercio, luego de Hacienda. Fue ministro por tiempo record de 32 años.

Según el fallecido investigador Aníbal Miranda, Barrientos era el encargado de autorizar los porcentajes de las “comisiones” por obras públicas realizadas por el Estado, también era encargado de la distribución de cupos para los altos mandos de las 3 armas. Otra práctica común de Barrientos y el selecto grupo de militares cercanos a Stroessner era apartar de rubros presupuestarios bajo su jurisdicción un cierto monto para “gastos extras”, para poder justificar más fácilmente los robos a las arcas públicas. Durante la transición se descubrió también que el ex ministro de Hacienda se benefició con tierras públicas de la Reforma agraria.

La hija del general, Elena Victoria Barrientos, se casó con el empresario Marco Aurelio Galanti. Ambos son los padres de Marcos y Alejandro.

Marco Aurelio inició la afición familiar por el rally, fue campeón del Transchaco en 1991. Así también continuó la práctica familiar de beneficiarse a costas del dinero público. En 1996 el BNF le otorgó un crédito de G. 10.000 millones, para su Aceitera Agrochaco. Galanti padre después tuvo “inconvenientes” para seguir pagando sus cuotas, y en 1999 el BNF le acepta la propiedad de 17 hectáreas, con todo el equipamiento de Agrochaco, en dación de pago, no pudiendo recuperarse el crédito completo, pues la empresa estaba valuada por mucho menos del monto que se le fue concedido.

Saba 

Gustavo Saba junto al piloto Diego Yaluk, este último estaría involucrado en negociados con el TSJE según publicaciones recientes. Foto: Perfil de Facebook de Yaluk.

Gustavo Saba, el hijo mimado de Mirtha Rodríguez de Saba, es otro “campeón” del rally paraguayo. Si bien aún no pudo consagrarse en el Chaco, el mismo ha ganado otros torneos, incluso fue campeón sudamericano. Siempre acompañado en todas las competencias por su madre, la hija del fallecido General Andrés Rodríguez, quien se encarga de que nada le falte a él y ni a su equipo.

Gustavito es heredero de dos grandes fortunas calificadas de malhabidas por varias investigaciones, la de los Saba, empresarios estronistas, y la de Rodríguez, suegro del dictador y cabeza del golpe del 89.

El general Andrés Rodríguez, se convirtió en suegro del dictador mediante el matrimonio de su hija Martha, quien se casó con Hugo Alfredo Stroessner. Rodríguez pertenecía a la más alta jerarquía de poder de la dictadura, y tenía absoluta confianza de Stroessner, quien jamás hubiera imaginado que sería traicionado por el mismo. Su prontuario es ampliamente conocido, fue identificado como parte de la red de tráfico de heroína a los EEUU por la prensa anglosajona, también son conocidos sus vínculos con capo mafiosos de frontera como Fahd Jamil. Desde la jefatura del I Cuerpo de Ejército con la Caballería bajo su jurisdicción controlaba medio centenar de empresas entre financieras, industriales y comerciales. Según Anibal Miranda, era activo en el contrabando de mercancías, tráfico de drogas, lavado de dinero. También un gran beneficiario de tierras públicas, según registros oficiales.

La hija del general Andrés Rodríguez, Mirtha Rodríguez se casó con el empresario Gustavo Saba, empresario que aumentó con esto su influencia en la dictadura y en el posterior gobierno “democrático” de Rodríguez. Gustavo es heredero del empresario Elías Saba, quien entre otras cosas, fue de los empresarios que hicieron fortuna con la creación de inmobiliarias en entonces floreciente Ciudad Presidente Stroessner, hoy Ciudad del Este, con el apoyo del dictador.

Entre amigos. Diego Yaluk, Marcos Galanti y Gustavo Saba compartiendo un momento ameno. Los tres pilotos tienen en común que son herederos de fortunas de dudoso origen. Foto compartida en Facebook por Yaluk.

Canal 9 

Luego del golpe de 1989 el Canal 9 se convirtió en el Sistema Nacional de Televisión (SNT) y pasó de las manos de Gustavo Stroessner-Mario Abdo Benítez a la familia Rodríguez, específicamente a Saba y señora. Una concesión posterior por decreto vino a poner en regla lo que se había dado en los hechos y expeditivamente, según Aníbal Miranda.

Durante la dictadura, Miguel Ángel Napout tenía la concesión exclusiva para la importación de los más importantes cigarrillos americanos y wiskey escocés. Los Rodríguez-Saba, mediante su beneficiosa e influyente posición obtuvieron dichas representaciones en la última fase del estronato. Con el nuevo orden se consolidó definitivamente dicha representación en GLORIA SA, la firma de Saba, cuyos principales productos son Marlboro, Philip Morris, Miller, Johnnie Walker, entre otros. Gustavito, el piloto de rally, es hoy el que maneja dicha empresa.

Según una investigación realizada por Miranda en 1999, entre la familia Rodríguez y los Saba, tenían un capital de aproximadamente 1800 millones de dólares, para ese entonces.

Gustavito y su madre son amigos muy cercanos del senador colorado Juan Carlos Galaverna.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.