Imagen ilustrativa. Foto: C.S.

Herbicida más utilizado en Paraguay en la lista negra del cáncer

En marzo de este año, 17 expertos de 11 países se reunieron en la Agencia Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC, Lyon, Francia) para evaluar la carcinogenicidad, potencialidad de producir cáncer, de los plaguicidas organofosforados tetraclorvinfos, paratión, malatión, diazinón, y el glifosato. Así lo dio a conocer dicha institución, que integra la Organización Mundial de la Salud, en un artículo dado a conocer el viernes que adelanta las conclusiones. Estas evaluaciones se publicarán en el volumen 112 de la IARC Monographs.

roundupGlifosato

El glifosato, comercializado con el nombre de Round Up, de la multinacional Monsanto, es el principal herbicida utilizado en la producción de soja en Paraguay. El glifosato es un herbicida de amplio espectro, en la actualidad con los volúmenes de producción más altos de todos los herbicidas, señalan. Se utiliza en más de 750 productos diferentes para aplicaciones agrícolas, forestales, urbanos, y el hogar.

A nivel mundial, su uso se ha incrementado notablemente con el desarrollo de variedades de cultivos resistentes al glifosato, modificados genéticamente también por Monsanto. El glifosato se ha detectado en el aire durante la pulverización, en el agua, y en los alimentos, advierten los científicos.

El Grupo de expertos ha clasificado el glifosato como «probablemente cancerígeno para los seres humanos».  Señalan que “hubo pruebas limitadas en humanos para la carcinogenicidad de glifosato”, pero que estudios de la exposición ocupacional en los EE.UU., Canadá , y Suecia reportaron un aumento en los riesgos para el linfoma no Hodgkin, conocido como cáncer de sangre. También, en pruebas con ratones, el glifosato indujo una tendencia positiva en la incidencia de un tumor poco frecuente, el carcinoma túbulo renal. Estudios también registraron aumento de “páncreas adenoma de células de los islotes en ratas macho”, además se observó que la formulación promueve tumores de la piel.

“El glifosato se ha detectado en la sangre y la orina de los trabajadores agrícolas”, dice el informde la IARC. En otro párrafo señalan que las formulaciones de glifosato indujeron daños en el ADN y los cromosomas en los mamíferos, y en células humanas y animales in vitro. “Un estudio informó de aumentos en los marcadores sanguíneos de daño cromosómico (micronúcleos) en los residentes de varias comunidades después de la pulverización de glifosato”.

El mismo día, la multinacional Monsanto expresó su desacuerdo con las conclusiones de la Agencia.

Depende de los gobiernos tener en cuenta las recomendaciones de la IARC y reglamentar según las mismas.

La fumigación indiscriminada en Paraguay de este producto es causa de diversos conflictos sociales con las poblaciones campesinas.

El ministro de agricultura de Paraguay, Jorge Gattini, llegó expresar en varias ocasiones que supuestamente no existen “pruebas científicas” que demuestren que los agrotóxicos y las fumigaciones causen efectos negativos en la salud de las personas. Incluso calificó las denuncias y oposición de los agricultores a las fumigaciones ilegales como “ideológicas”. Esto lo ha convertido en principal blanco de críticas de las organizaciones campesinas, que incluso llegaron en una ocasión hasta su vivienda ofrecerle fumigar su jardín y un tereré con agua de un arroyo cercano a un cultivo fumigado con glifosato. En dicha ocasión, se atrincheró en su vivienda. 

Otros posibles cancerígenos

El malatión y diazinón insecticidas fueron clasificados como «probablemente cancerígeno para los seres humanos» (Grupo 2A). El malatión se utiliza en la agricultura, la salud pública y control de insectos residencial. El diazinón se aplica en la agricultura y para el control de insectos de hogar y jardín.

Los insecticidas tetraclorvinfos y paratión también fueron clasificados como «posiblemente cancerígeno para los seres humanos» (Grupo 2B). El Tetraclorvinfos está prohibido en la Unión Europea. En los EE.UU., se sigue utilizando en animales incluyendo, en collares antipulgas para mascotas. En el caso del paratión, se observaron asociaciones con cánceres en varios tejidos en estudios ocupacionales.

Comentarios

Publicá tu comentario