Hay un plan sistemático para matar dirigentes campesinos

Hugo Valiente es el coordinador del mayor informe establecido hasta el momento sobre el asesinato de líderes campesinos y el esquema represivo sobre comunidades campesinas en el marco de la disputa por la tierra. Este viernes, 8 de Agosto, a las 19.00, en el Panteón de los Héroes, la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay presentará el segundo informe, que amplía la documentación. Es un informe complementario al del 2007que arrojaba 77 ejecuciones extrajudiciales de dirigentes campesinos. El fenómeno avanzó  sobremanera hasta recogerse, con datos hasta el fin del gobierno de Federico Franco, 115 casos en total desde 1989.

¿Hugo, en el libro se sostiene que existe un plan sistemático de ejecución de dirigentes campesinos. Cuáles son los indicadores en que se apoya esta conclusión?

El patrón sustentado en el 2007 continuó. Ninguna de las recomendaciones hechas por la Coordinadora de Derechos Humanos fuer recogida por el Estado Paraguayo. En estos 25 años hay un patrón importante que se desarrolla sin corte. Existe un acuerdo tácito y explícito entre la clase terrateniente y la clase política en la utilización del terrorismo de Estrado contra las comunidades campesinas e indígenas. En la lucha por la tierra y el agua entre los ganaderos y los sojeros y la agricultura familiar.

-Cómo este pacto tácito pero evidente se expresa con los asesinatos?

Analizando los casos tienen elementos calcados uno de otros. Sicariato, bandas parapoliciales, detrás ganaderos, detrás sojeros, detrás políticos locales (si no son ellos mismos los terratenientes). Estos grupos tienen capturados al sistema judicial, absolutamente funcional a sus intereses.

-¿Se les mata y se dejan impunes los casos. Cómo es?

Sí. Los actos de negligencias, entre comillas negligencias, en la investigación fiscal son avalados por los políticos. Ningún caso denunciado ante el Jurado de Enjuciamiento de Magistrados prosperó. Hay un respaldo institucional. Un plan cerrado por todos lados. Acá hay un plan sistemático de ejecución. Ningún caso es aislado. Todos los casos responden a lugares donde se extiende la depredación de bosques, el avance de la agricultura empresarial. En estos territorios periódicamente se desarrollan desajolos violentos y asesinatos.

El dirigente Toto Lezcano, asesinado en febrero del 2013, pagó caro haberse opuesto a la sojización del asentamiento Arroyito.

El dirigente Toto Lezcano, asesinado en febrero del 2013, pagó caro haberse opuesto a la sojización del asentamiento Arroyito.

¿Se puede establecer un ciclo de mayor peligro para la comunidades y los líderes campesinos?

Sí, nos encontramos con que en períodos electorales bajan. Luego suben a mediado de los gobiernos cuando ya se estabiliza el poder.

¿Este ciclo se mantuvo durante el gobierno de Fernando Lugo?

Con el luguismo empieza a bajar el número de muertos hasta Marina Cue (la matanza de 11 campesinos y 6 policías). El patrón se vuelve mucho más represivo.

¿Tendremos más líderes campesinos muertos?

Sí, el fenómeno continuará. No existe indicador contrario, lamentablemente.

Comentarios

Publicá tu comentario