Habrían sido matones

Opinión sobre los sucesos en Curuguaty durante el viernes 15 de junio de 2012.

"El empresario Blas N. Riquelme saluda al dictador Stroessner durante un acto público. Riquelme es una de las muchas personas que se beneficiaron con las tierras de la reforma agraria de forma irregular."

Por Raquel Rojas.

Mi visión de los hechos.

Los empresarios Blas N. (padre) y Jorge (hijo) Riquelme habrían contratado paramilitares armados con armas de grueso calibre y profesionales.

Los mismos son matones a sueldo de la mafia, que se infiltraron entre los campesinos, quienes, enfervorizados de palabra, no se percataron y descuidaron la presencia de estos profesionales de la muerte.

Cuando los policías dispararon, los paramilitares, entrenados para matar, descargaron sus armas contra los uniformados con la saña de quien quiere provocar una desgracia en cadena.

Asesinar policías con saña propia, generar una criminalización hacia la dirigencia campesina y desestabilizar políticamente al gobierno…, a quienes la gente ingenua le hará responsable.

¿Quiénes saldrían ganando con esta jugada?

Los que creen que Fernando Lugo no debe llegar a 2013 por temor que la sucesión presidencial recaiga en la gente con vocación socialista.

¿Quiénes serían estos?

Los que se evidenciaron en la agitación: los sojeros, la UGP, los amigos del don Blas y, en fin, los actores estratégicos de la oposición que no escatiman llegar al poder a costa del dolor y la muerte de compatriotas, quienes serán los primeros peldaños en la larga cadena de víctimas inocentes si caemos en su trampa letal y no dilucidamos la tramoya para que evitar que alcancen de nuevo el poder.

¿Que el gobierno cayó en una celada?

Sí, creo que es así… pero confío en que el buen criterio de la gente decente hará cundir la racionalidad por honor a los mártires: los policías y los campesinos asesinados en el río de sangre de la ambición de unos pocos manipuladores de estas luctuosas infamias.

Pero, ¡no pasarán!

Comentarios

Publicá tu comentario