Habrase visto insolencia, barbarie y alevosía…

Opinión. El FMI sigue dándonos rectas a pesar de haber empobrecido a todos los países de Latinoamérica.

La frase no es mía. Es de Violeta Parra, pero la tomé prestada de su poema “La Carta”, que es tan vigente hoy como hace más de medio siglo, cuando escribió, le puso música y cantó a los cuatro vientos.

Esa poesía, como canción la conocí y la comenzamos a cantar a inicios de la década del ‘70, cuando Quilapayún, el recordado conjunto chileno, lanzó el disco “Basta”. Me vino hoy a la memoria leyendo los titulares de los diarios y escuchando las posiciones de los políticos tradicionales –y de los nuevos-; de connotados ministros del gobierno luguista, de los medios empresariales y del Fondo Monetario Internacional, el tétrico FMI. Todos ellos se oponen a que los funcionarios públicos tengan un aumento del 20 por ciento en sus salarios.

¿Cómo? ¿El FMI sigue dándonos rectas?

Mi indignación lamentablemente tuvo límites y sólo me quedé escribiendo. Me pregunté entonces: ¿Cómo? ¿El FMI sigue dándonos recetas?

¿Después de haber empobrecido a todos los países de nuestra Latinoamérica a costa de las fabulosas ganancias de las empresas trasnacionales y sus horrendos socios nacionales?

¿Después de estar presenciando hoy la pobreza en que envolvió a los pueblos de Europa (Grecia, Irlanda, España, Portugal…), en donde van creciendo las manifestaciones de protesta?

¿Después de haber llevado a la debacle a la economía mundial, gracias a sus recetas?

Y me pregunté también con qué cara estos políticos del gobierno (y ahora me refiero al ministro de Hacienda Dionisio Borda) y de los partidos Liberal, Colorado, Patria Querida y otros, dicen que están “preocupados” por un probable “default” (quiebra) de la economía paraguaya si se aumentan los salarios.

Dionisio Borda y los partidos Liberal, Colorado, Patria Querida y otros, dicen que están “preocupados” por un probable “default” (quiebra) de la economía paraguaya si se aumentan los salarios.

¿Con qué cara, si son ellos quienes se oponen a aprobar el Impuesto a la Renta Personal, el impuesto a la exportación de soja y carne y a aumentar el impuesto al latifundio?

¿Con qué cara, si son ellos los que se oponen a poner precios tope a los productos de la canasta familiar y a lanzar una política de control de precios?

Y escuché en la radio que estos mismos parlamentarios liberales, colorados, patriaqueridistas y luguistas en general, votaron afirmativamente este jueves 17 de noviembre, para que el candidato del presidente Fernando Lugo, un tal Javier Díaz León (colorado), sea Fiscal General del Estado. Este mismo tipo está siendo denunciado (con tres comunicados de por medio), por el Sindicato de Periodistas del Paraguay como violador de las leyes laborales al mantener en un régimen esclavista en su radio emisora en Caazapá, a una compañera comunicadora, Lorena Dávalos.

Y ahí me vino a la memoria Violeta Parra y su carta:

“Habrase visto insolencia,

Barbarie y alevosía

De presentar el trabuco

Y matar a sangre fría

A quien defensa no tiene,

Con las dos manos vacías”.

Y recordé las represiones…

Pero también recordé las represiones que están sufriendo los ocupas yanquis y los indignados franceses, sin olvidar, claro está, las continuas represiones que sufren las y los estudiantres y el pueblo chileno, en su lucha por una educación gratuita y de calidad para todas y todos.

Por eso, hago mías todas y cada una de las estrofas de “la Carta” de Violeta Parra, escrita hace 50 años, que hoy quiero compartir con ustedes:

Me mandaron una carta

Por el correo temprano

En esta carta me dicen

Que cayó preso mi hermano

Y sin lástima, con grillos

Por las calles lo arrastraron

Sí!

La carta dice el motivo

Que ha cometido Roberto:

Haber apoyado el paro

Que ya se había resuelto.

Si acaso esto es un motivo

Preso voy también, sargento

Sí!

Yo que encuentro tan lejos

Esperando una noticia,

Me viene a decir la carta

Que en mi patria no hay justicia:

Los hambrientos piden pan,

Plomo les da la “justicia”

Sí!

Habrase visto insolencia,

Barbarie y alevosía

De presentar el trabuco

Y matar a sangre fría

A quien defensa no tiene,

Con las dos manos vacías

Sí!

De esta manera pomposa

Quieren conservar su asiento

Los de abanico y de frac

Sin tener merecimientos:

Van y vienen de la iglesia

Y olvidan los mandamientos

Sí!

La carta que me mandaron

Me pide contestación,

Yo pido que se propale

Por toda la población

Que el león es un sanguinario

En toda generación

Sí!

Por suerte tengo guitarra

Para cantar mi dolor

También tengo nueve hermanos

Fuera del que se engrilló.

Los nueve revolucionarios

Con el favor de mi dios.

Sí!

Comentarios

Publicá tu comentario