¿Guerra a la pobreza o guerra a los pobres? La realidad detrás de la retórica

El presupuesto asignado por el Presidente Horacio Cartes a la reforma agraria y con ella a la agricultura campesina, nos muestra la diferencia entre el discurso del Presidente Cartes y la realidad de su gobierno.

Fuente de Imagen: Oxfam

Uno de los ejes emblemáticos del gobierno de Horacio Cartes es la guerra a la pobreza. Por otro lado, la reforma agraria y la agricultura campesina constituyen las principales estrategias del estado paraguayo para disminuir el hambre y la extrema pobreza rural. Así lo ha reconocido el pueblo paraguayo reunido en Convención Nacional Constituyente en 1992 y plasmado en la Constitución que ha sancionado, en los siguientes términos: “La reforma agraria es uno de los factores fundamentales para lograr el bienestar rural. Ella consiste en la incorporación efectiva de la población campesina al desarrollo económico y social de la nación”.

La razón de este mandato constitucional es la existencia de 786.795 personas que padecen de hambre en el sector rural, según la Dirección de Estadísticas. Así mismo, ni el estado ni el sector privado tienen  posibilidad alguna de crear 2000 fuentes de trabajo al año en el campo, como lo hace anualmente la reforma agraria, a pesar de la exigua inversión estatal en este sector, pero ofreciendo una base mínima de medio de vida.

En todos los tiempos de nuestra historia, la agricultura campesina ha testimoniado su papel fundamental en el desarrollo del país, entendido éste como el desarrollo económico y social de las personas, de la gente, aún cuando ha sido el sector más olvidado y marginado de los gobiernos. La chacra campesina no sólo ha dado alimentación, vivienda, trabajo y medios de vida a los agricultores, sino que también ha sido y es una de las principales fuentes de dinamización de la economía, del comercio y de los servicios de  los pueblos, compañías y departamentos del país, en la actualidad.

A menudo escuchamos decir a empresarios, comerciantes, Presidentes de la República, generales, coroneles, comandantes de la Policía, parlamentarios, ministros del poder ejecutivo, miembros de la Corte Suprema de Justicia, obispos, sacerdotes, estudiantes, profesionales y trabajadores y trabajadoras de las ciudades, que conocen la situación del campo porque “yo también soy campesino”, expresando de ésta forma que su formación y las oportunidades que tuvo en la vida, han sido gracias a la chacra campesina.

En este marco, era de esperarse que la reforma agraria y la agricultura campesina fueran  unas de las prioridades del gobierno de Horacio Cartes en su plan de lucha contra la pobreza. Un análisis general  del Proyecto de Presupuesto del gobierno para el ejercicio fiscal 2014, permite constatar los siguientes aspectos:

  • En la ley de Presupuesto, se denominan Fuente 10, a  los Recursos del Tesoro; Fuente 20 a los recursos provenientes del Crédito Público (préstamos, bonos, etc.) y Fuente 30 a los recursos institucionales, lo que en el caso del INDERT, son  los provenientes del pago por las tierras por parte de los beneficiarios por las tierras adjudicadas.
  • El Presupuesto total del INDERT para el Ejercicio Fiscal 2014 del gobierno actual es de Gs 304.687.223.451. El Presupuesto del INDERT para el Ejercicio Fiscal 2012 fue de Gs 492.845.401.961. La diferencia entre ambos presupuestos es que el actual es 61 % menor al presupuesto del 2012. Y tomamos como referencia el presupuesto del 2012 porque el del 2013 aún está en ejecución y se cierra recién en febrero del 2014.
  • El rubro 450 Tierras, Terrenos y Edificaciones tiene un presupuesto de Gs 151.838.692.125 en el Proyecto actual. En el Presupuesto del año 2012 tenía Gs 318.346.715.880. En el presupuesto actual de aquel monto, Gs 122.184.301.790 tiene Fuente 20[1]; 25.000.000.000  tiene Fuente 30 y sólo Gs 4.654.390.335 tiene Fuente 10. El Presupuesto 2012, Gs 266.646.715.880 tenía Fuente 10 y Gs 51.700.000.00 tenía Fuente 20.

De esto se deduce que: a) el Presupuesto para compra de tierras del Presupuesto 2014   es 47% inferior al Proyecto 2012; b) del presupuesto actual sólo el 6 % tiene fuente y financiación segura porque tiene Fuente 10. La Fuente 20 es incierta y la Fuente 30 existe en una ínfima parte.

  • Del Proyecto de Presupuesto 2014  Gs 133.206.648.061 tiene Fuente 30, es decir, son Recursos Institucionales, por lo tanto es el monto estimado a recaudar por el INDERT en el 2014, que representa el 43% del presupuesto total. Sin embargo, en el año 2011 el INDERT recaudó sólo Gs 21.090.979.797; en el año 2012 Gs 25.848.278.736, siendo  el promedio de los últimos 5 años de Gs 19.854.685.084, según los propios registros del INDERT.

Considerando la recaudación anual más alta (25.848.278.736) y restando a lo presupuestado por el proyecto de presupuesto, tenemos que la diferencia entre lo estimado a recaudar y lo recaudado realmente, es de Gs 107.358.369.325 que son sólo números, figuran sólo en los papeles, no existen ni existirán; ello representa el 35 % del Total presupuestado para el INDERT (el total es Gs 304.687.223.451).

  • La consecuencia de la inexistencia de esos recursos es que no serán ejecutados o realizados aquellos componentes de los cuales se pueden prescindir: compra de tierras y pago por expropiaciones; instalación de infraestructuras sociales y  servicios básicos en los asentamientos como construcción de caminos, escuelas, agua potable, centros de salud entre otros, combustibles y viáticos para el personal técnico para trabajos de campo, etc. Esto teniendo en cuenta que hay otros gastos considerados rígidos, que no pueden dejar de pagarse como los salarios y honorarios profesionales, alquileres y servicios básicos entre otros.
  • Según registros del INDERT, en el año 2009 fueron beneficiadas 3.240 familias; en el año 2010,  3.000 familias; en el año 2011, 1746 familias y en el año 2012, 1850 familias. Conforme a los cálculos del INDERT, con el presupuesto asignado para Tierras, sólo podrá comprar o pagar por expropiaciones 17.863 hectáreas, lo que beneficiará a 1.429 familias. Esta cantidad significa que el estado beneficiará con tierras 421 familias menos que en el 2012.
  • Sin embargo, si se tiene en cuenta que por el proyecto de presupuesto del gobierno para el 2014, existen recursos disponibles asegurados de sólo Gs 4.654.390.335 para adquisición de tierras, que tienen Fuente 10, tenemos que por ese monto, se podrá adquirir en el 2014 5.475 hectáreas, que beneficiará sólo a 43 familias.
  • En el rubro 520 “Presupuesto de Programas de Inversión”, el proyecto de presupuesto 2014  destina Gs 16.700.000.000, pero de éste, tiene Fuente 10 sólo 3.700.000.000, el resto, es decir 13.000.000.000, tiene Fuente 30, Recursos Institucionales, que no existen. Es decir, que el mencionado presupuesto, no tiene programado invertir casi nada en los asentamientos para la construcción de caminos, escuelas, centros de salud, agua potable, centros y depósitos de almacenamientos de granos, etc.

El presupuesto asignado por el Presidente Horacio Cartes a la reforma agraria y con ella a la agricultura campesina, nos muestra la diferencia entre el discurso del Presidente Cartes y la realidad de su gobierno. Que la guerra contra la pobreza es como siempre, sólo una retórica, la realidad es lo contrario, la guerra es contra los pobres.

 

(*) Alberto Alderete, ex Presidente del INDERT y actual Director Ejecutivo de SEIJA, ONG que trabaja por la reforma agraria y el derecho humano a la alimentación.



 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.