“Gran parte de la mercadería no tenía ningún tipo de documento de ingreso”

Caso queso de contrabando. Solamente un juez puede determinar la responsabilidad de las empresas de Vierci y otros compradores, indicó el viceministro de Comercio, Pablo Cuevas. Conocer del origen de los productos adquiridos depende de los intereses de las empresas, aseguró.

Fotos del allanamiento de la distribuidora que tenía 8000 kilos de queso de contrabando. Foto: MIC.

Fotos del allanamiento de la distribuidora que tenía 8000 kilos de queso de contrabando. Foto: MIC.

El viceministro de Comercio, Pablo Cuevas indicó al E’a que solamente un juzgado podrá determinar la responsabilidad de los comercios que adquirieron productos de la distribuidora que vendía quesos presumiblemente de contrabando. La semana pasada se allanó un local en Fernando de la Mora, donde se encontraron 8000 kilos de queso de origen irregular. Entre la lista de principales compradores estaba Retail S.A (Superseis), empresa de los supermercados del Grupo Vierci. “Solamente un juez puede decir”, indicó respecto a la suerte de los compradores. “Gran parte de la mercadería no tenía ningún tipo de documento de ingreso”, aseguró.

En marzo pasado, el Grupo Vierci ya se vio involucrado en otro presunto caso de contrabando. Se contraron 160 toneladas de azúcar de origen irregular en sus depósitos.

Intereses

Respecto a la responsabilidad de las empresas en exigir información del origen de los productos que adquieren, dijo que eso depende del nivel de exigencia y los intereses de las mismas. No existe una obligación legal. Oscar Ferraro, gerente del Grupo Vierci, había excusado las compras afirmando que tienen todas las facturas de la distribuidora.

Hay empresas que califican en calidad ISO, y que exigen información del producto desde su producción de origen, pero esas son políticas de empresas, explicó Cuevas.

Seguimiento

El MIC encontró que la distribuidora tenía documentos de venta, pero no compra, informó.

Los productos eran principalmente de origen argentino. Funcionarios del MIC hicieron un seguimiento al trabajo de la distribuidora y constataron que hacían ingresar los productos de 500 a 1000 kilos, en furgonetas de personas particulares.

La investigación del caso está actualmente en manos de la Fiscalía y la INAN, a quienes el MIC entregó todas las documentaciones. El MIC se constituye prácticamente en un ayudante, explicó. La Secretaría de Tributación indagará el circuito impositivo del negocio.

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.