Goli Stroessner dice que Mario Abdo Benítez hizo “educar” a la juventud

Benítez era conocido por sus limitaciones intelectuales y torpezas, lo que lo convirtió en personaje de chistes populares. Según el nieto del dictador, Benítez hizo un trabajo «fenomenal al lado del Gral. Stroessner», en «cultivar» la juventud y «hacerles educar». «Formó cientos y cientos y cientos y miles de profesionales que hoy engrandecen a la nación”, dijo.

Goli Stroessner. Foto: Ñanduti.

El senador Alfredo «Goli» Stroessner fue al Memorial donde se velan los restos de Mario Abdo Benítez, quien fuera secretario privado de su abuelo, el dictador acusado de crímenes de lesa humanidad Alfredo Stroessner.

Benítez falleció este martes a los 89 años.

A su llegada, Goli dijo a la cronista de Radio Cardinal, quien le preguntó que representó Abdo Benítez para su partido, que el mismo cultivó e hizo educar a la juventud.

«El señor Mario Abdo Benítez representa la más absoluta entrega, no solo al partido sino a lo más importante que puede tener un partido, la juventud de los partidos. Hizo un trabajo fenomenal al lado del Gral. Stroessner en cultivar a esa juventud, en hace educar a esa juventud, que antes no tenía manera de venir a la Capital para estudiar”, indicó. Según el senador colorado, Benítez “recorría la república con dirigentes y con el pueblo en general en el interior. Ha formado cientos y cientos y cientos y miles de profesionales que hoy engrandecen a la nación”.

A nivel partidario, asegura que fue un hombre de absoluta lealtad, “de la más genuina y más grande consigna de amistad que tuvo con el General Stroessner”.

Mario Abdo Benítez fue conocido por ser el secretario privado del dictador, Alfredo Stroessner Matiauda.

«Don Mario» era conocido por sus limitaciones intelectuales y por su torpeza. Por ello, la sabiduría popular se encargó de patentar sus papelones convirtiéndolos en «chistes».

Integró el denominado “Cuatrinomio de Oro”, junto a J. Eugenio Jacquet, Sabino Augusto Montanaro y Adán Godoy Giménez, todos hombres fuertes del stronismo.

Durante el golpe de Estado del 2 y 3 de febrero de 1989, Abdo Benítez fue detenido en la ciudad Puerto Presidente Stroessner (actual Ciudad del Este). Posteriormente fue imputado y procesado por enriquecimiento ilícito; obtuvo su libertad, tiempo después.

El último chiste de la dictadura

Benítez fue motivo de burlas hasta en el mismo día de la dictadura.

El 2 de febrero de 1989, el caudillo colorado Mario Abdo Benítez se encontraba cenando en la ciudad brasileña de Foz de Yguazú, cuando recibió la noticia de que el general Andrés Rodríguez iniciaba un golpe militar para derrocar a Stroessner, cuenta la versión popular.

El mismo habría pedido ser trasladado rápidamente al lado paraguayo, a pesar de que le advertían que debía permanecer en el Brasil para no ser arrestado. Don Mario replicó entonces, cuenta la versión: «Tengo que seguir la indicación del general Stroessner».

Apenas cruzó el puente, fue presuntamente arrestado por los militares. Cuando le preguntaron por qué había regresado al Paraguay, ya que en Brasil estaba a salvo, Mario Abdo respondió según dicen: «El general Stroessner siempre me dijo: Si escuchás que hay un golpe, cruzá inmediatamente la frontera, para salvarte… y eso hice».

La dictadura de Alfredo Stroessner se cobró la vida de cientos de opositores y llevó al exilio a miles, sin contar los numerosos robos perpetrados por los jerarcas stronistas.

Mario Abdo Benítez falleció impune.

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.