Gobierno reabre Tacumbú para ingreso de nuevos internos

La ministra de Justicia, Sheila Abed. Foto: pj.gov.py.

La ministra de Justicia, Sheila Abed. Foto: pj.gov.py.

La ministra de Justicia, Sheila Abed, autorizó el lunes a través de la resolución 113 la “reapertura temporal” de la Penitenciaría Nacional de Tacumbú a fin de “recepcionar a nuevos internos provenientes del Departamento de Judiciales de la Policía Nacional hasta completar la cantidad de 500 reclusos”, publicó el portal de la cartera estatal.

Asimismo, la resolución dispone la mencionada “reapertura temporal” de la Penitenciaría Regional de Ciudad del Este hasta 300 reclusos provenientes de la circunscripción judicial de Alto Paraná y Canindeyú debido, según el reporte oficial, a la superpoblación de las cárceles de Coronel Oviedo y Encarnación, donde eran trasladadas las personas pertenecientes a la jurisdicción de Alto Paraná y Canindeyú.

La resolución fue en respuesta al pedido de la Dirección General de Establecimientos Penitenciarios y Centros Educativos (DGEPCE), que de este modo pretende responder un problema que se debe fundamentalmente a la mora judicial, pues la mayor parte de los reclusos permanecen en prisión sin condena, y por el uso abusivo de la prisión preventiva, principalmente en casos menores como tenencia de drogas para el consumo, que representa una parte importante de la población penitenciaria.

En un informe del 2013, el estatal Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes (MNP) había solicitado la prohibición del ingreso de nuevos reclusos a la cárcel de Tacumbú debido a la superpoblación y hacinamiento. Entre otras circunstancias, el órgano señaló que las mencionadas condiciones podrían ser conducentes o causa directa de tortura o malos tratos de las personas privadas de su libertad.

El mismo MNP había advertido que hay un abuso de la prisión preventiva que queda “al arbitrio del poder” y viola el modelo constitucional de juicio previo. Esto genera una superpoblación carcelaria y un alto nivel de reincidencia, pues quienes entran al sistema penitenciario salen en peores condiciones de las que entraron. “La simple sospecha hace que se encarcele preventivamente”, señala el organismo.

El informe añade que “la prisión preventiva, que debe ser usada solo extraordinariamente, es utilizada sin fundamentos, fuera del límite del plazo legal, sin respeto a los límites impuestos por el Código Procesal Penal y cuando evidentemente no es necesaria para los fines cautelares que la justifiquen. Se utilizan estereotipos para justificar la medida, no se exponen razones concretas y demostrables como fundamento de lo resuelto. Los más leves delitos llevan a la prisión preventiva”.

Cuando en 2013 el Ministerio dispuso la prohibición al ingreso de nuevos internos para responder a los requerimientos en materia de derechos humanos, Tacumbú albergaba una población penitenciaria de 4.000 personas sobre una capacidad de 1.600 personas. El informe oficial sobre la resolución no ofrece datos sobre la cantidad actual de reclusos.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.