Gobierno de Paraguay abre las fronteras en el peor momento de la pandemia

Julio Mazzoleni, ministro de Salud, Mario Abdo Benítez, presidente de la República, y Guillermo Sequera, director de Vigilancia de la Salud. Foto: Presidencia de la República.

Mediante el Decreto 4026, el presidente Mario Abdo Benítez ordenó la apertura parcial de puestos de control migratorio. De esta forma se abren el Puente de la Amistad en Ciudad del Este, el Aeropuerto Guaraní de la misma ciudad, el Puente Roque González de Santa Cruz y el Puerto Triunfo de Encarnación, el Aeropuerto Internacional «Silvio Pettirosi». Además, los pasos en Concepción, Misiones, José Falcón de Presidente Hayes, Pedro Juan Caballero en Amambay, Salto del Guairá en Canindeyú, Carmelo Peralta en Alto Paraguay y Mayor Infante Rivarola en Boquerón. Solo para cargas, quedan habilitados  Santa Elena (Puerto Integrado) e Ita Enramada.

El Decreto que abre de manera parcial y temporal las fronteras no fue anunciado por el Poder Ejecutivo. Ni siquiera figura en la página oficial de la Presidencia de la República. Las mismas fuentes que hicieron público el documento indicaron que el anuncio oficial se daría en el transcurso del día miércoles 9 de setiembre.

Decargue el Decreto aquí: 

DECRETO4026

Apertura en el momento más crítico

El Decreto 4026, que abre de manera temporal y parcial pasos fronterizos no fue anunciado oficialmente ni se encuentra en el portal de la Presidencia de la República.

La apertura de las fronteras se da en pleno ascenso de la curva de contagios y el aumento vertiginoso de las muertes por la Covid-19. Actualmente la cifra de fallecidos llegó a 463 y los casos confirmados a 24.214. A esto se suma el nivel crítico de ocupación de camas de terapia intensiva, que ya ronda el 95%, según datos oficiales.

El Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud (IHME, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos proyectó que para finales de diciembre las muertes a consecuencia de la Covid-19 llegarían a casi 3.200, si se mantienen las tendencias estadísticas. Las institución también estima que si se respetan las medidas de cuidado la cifra de fallecidos sería aproximadamente 2.500.

El médico José Fusillo, presidente de la Sociedad Paraguaya de Neumología, había señalado que los números son cada vez  más duros y que se dan cerca de 15 muertes diarias. Lo alarmante, al decir del profesional, es la ocupación de casi el 100% de los respiradores que fueron habilitados para pacientes críticos. “Nosotros no tenemos prácticamente un respirador libre en el sistema público, es decir, si llegase una persona que necesita un respirador hoy no vamos a poder sostener. La ocupación está al 100% en los hospitales”, dijo.

Comentarios