Generales estadounidenses presionan al Congreso Nacional para reactivar base en el Chaco

La base puede albergar hasta 200 soldados y cuenta con un aeropuerto de 3500 metros de extensión.

Por Marcos Ibáñez

Está en marcha un proyecto que busca reactivar la violación de la soberanía y el intervencionismo, y que no descarta convertir a Paraguay en otra Honduras.

Veintiún generales norteamericanos en nombre del gobierno de U.S.A. en abierta injerencia en los asuntos internos del Paraguay, presionan al congreso para reactivar la Base Militar Norteamericana en el Chaco Paraguayo con el falso discurso de que se protegería así al país «de las amenazas del Gobierno bolivariano del mandatario de Venezuela, Hugo Chávez y el socialista Evo Morales.”

En el mapa geopolítico latinoamericano, el Paraguay ocupa un punto central desde el cual el gobierno norteamericano utilizó su territorio como puente para la penetración y fortalecimiento de sus intereses comerciales y políticos en la región como hoy lo hace con Colombia o mismo con Honduras. Esto se produjo durante la dictadura militar y siguió con una cooperación militar creciente durante todos los gobiernos colorados.

Yanqui Roga (Casa Yanqui) Base militar construida por Estados Unidos. Cuartel militar para albergar a 200 soldados norteamericanos en el Chaco.

Desde el corazón de América del Sur el imperialismo dirigió su proyecto de dominación. Instaló su base militar en Mariscal Estigarribia (Chaco) con una infraestructura de primer mundo con la construcción de una base militar con un aeropuerto de 3.800 metros de largo, siendo el más largo de Sudamérica, donde aterrizaban sus aviones de gran porte para diversos operativos militares intervencionistas.

Hoy, la Comisión de Defensa de la Cámara de Diputados, reaviva el debate sobre lo que significaron las bases militares en el genocidio de miles de paraguayos/as y latinoamericanos, luego de que el Gobierno norteamericano, a través de una abierta injerencia en los asuntos internos presionó con la visita de 21 generales estadounidenses al Congreso para que se autorice la reapertura de la Base Militar en Mariscal Estigarribia, Chaco.

Las voces en contra no se hicieron esperar de parte del movimiento popular paraguayo, aun están muy frescas en la memoria de la sociedad paraguaya las heridas abiertas de una guerra sucia que tuvo como consecuencia la política intervencionista norteamericana, más de 20.000 personas fueron víctimas directas de las graves violaciones a sus derechos humanos cometidos por el régimen militar de Stroessner dirigido por EE.UU, aunque si contamos entre víctimas directas e indirectas (allegados y familiares) el número es mucho mayor alcanzando a 128.000 personas, 336 fueron desaparecidas y 3470 exiliadas (Según la Comisión Verdad y Justicia de Paraguay). Como sistema político produjo miseria para la mayoría, atraso, éxodo masivo por las persecuciones y desempleo.

El verdadero objetivo del Gobierno norteamericano sería controlar las riquezas naturales del Paraguay e intervenir en el proceso político de América Latina ante el avance del socialismo.

El Coronel de Ingeniería de las Fuerzas Armadas Román González dirigió la construcción del Aeropuerto de Mariscal Estigarribia con apoyo norteamericano.

Los intereses militares y económicos yanquis hacia el territorio chaqueño estarían vinculados con la existencia de petróleo y agua dulce en dicha región que limita con Bolivia. La mayor reserva de agua dulce -el Acuífero Guaraní- está en peligro al estar en la mira Yanqui. No se debe descartar que esté en los planes norteamericanos su ocupación y control militar futuro.

(Del Libro Secretos Militares- del Lic. Marcos Ybáñez, próximo a ser publicado)

Comentarios

Publicá tu comentario