Gasoil en el río: al borde del desastre

El derrame de combustible en el Río Paraguay, en las cercanías  de la toma de agua de Essap, demuestra la falta de protección del agua potable que consume la población. Según las informaciones publicadas por todos los medios impresos, contrabandistas de gasoil virtieron accidentalmente en las aguas del río una cantidad no determinada de gasoil.

Según apreciación de Eduardo Vargas, gerente de plantas de tratamiento de la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (Essap) en Viñas Cue , el combustible se expandió en un diámetro de 10 a 15 metros alrededor de la toma de agua de Essap en el río.

Si el combustible hubiera llegado a través del agua a los tubos succionadores de la planta procesadora de agua de Essap, se hubiera producido un desastre de proporciones difíciles de medir. Pero con seguridad, según Vargas, toda la población de Asunción más los de los municipio cercanos habrían quedado sin agua por varios días, lo cual hubiera generado una importante malestra social.

Tres puertos privados funcionan a menos de 500 metros de la planta procesadora de agua potable de Essap, en los que se embarcan y desembarcan grandes cargamentos de soja.

Comentarios

Publicá tu comentario