Garrote y anestesia

Represión frente a la fiscalía Noviembre 2008

Claro está que para el poder la vida de Cecilia Cubas, de Lindstron y Fidel Zavala valen mucho más que las del resto del país.

La Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay acaba de defender ante la Corte Intermericana una denuncia por abusos de poder, tortura y afines, en el marco especialmente de los operativos en el Norte, en la búsqueda de los miembros identificados como del EPP.

Se han visto fotos y videos de comandos ingresando en casas de humildes familias, a puntas de gruesas armas, frente a criaturas impotentes. También se tienen testimonios de gentes torturadas. Hace poco tiempo, un video que recorrió por algunos días nos mostró cómo un efectivo policial pateaba a un chico en el piso, ya esposado.

Son todos pobres, al igual que pobres son los más de cien chicos que murieron en las Fuerzas Armadas durante el servicio militar y pobres también los cerca de cien campesinos asesinados desde el 89 a esta parte.

Claro está que para el poder la vida de Cecilia Cubas, de Lindstron y Fidel Zavala valen mucho más que las del resto del país. Valen, entre otras cosas, asaltar, torturar a los pobres, para que de una vez se entienda quiénes son los intocables en este país.

Extrañamente, en el gobierno de un cura “de opción por los pobres” los casos de abuso se suceden con brutalidad. Recuerdo ahora la manifestación contra la fiscalía de noviembre del 2008. Recuerdo todavía a los viejitos campesinos esparcidos en el asfalto, con balines de goma en el cuerpo y sangre a borbotones.

Comentarios

Publicá tu comentario