Fútbol y drogas en la frontera seca

En la geografía del país donde el narcotráfico hace su ley, sus referentes copan las entidades deportivas de fútbol. En el departamento del Amambay el narcotráfico mueve unos 50 millones de dólares mensuales, y traficaría al Brasil en promedio unos 500 kilos de cocaína cada tres días, según los organismos de seguridad.

Aquí los narcotraficantes se insertaron en el fútbol hacia los años 80. Un funcionario liberal de aduanas, que ha investigado el tema, afirma que el fútbol siempre fue utilizado por los delincuentes como forma de presentarse en sociedad y ganarse a la gente. El senador liberal Robert Acevedo afirma que con esto “están tratando de limpiar su imagen”.

Un caso emblemático es el del Club General Díaz FBC, integrante de la Liga Deportiva del Amambay y adherida a la Unión de Futbol del Interior, cuyo estadio “Oscar Morel” recuerda a quien fuera presidente del Club hasta el 9 de noviembre de 2009, cuando fue acribillado en una camioneta de la ANDE luego de declarar ante la justicia en Concepción. Apodado “Aguara”, habría traicionado al Primer Comando Capital de Fernandinho Beira Mar, para el que trabajaba. Morel invirtió mucho dinero en el General Díaz desde que lo “compró”, según constaría hasta hoy en los registros municipales. Le construyó una cancha respetable y un completo centro deportivo.

Por otra parte, otro histórico club de la Liga del Amambay es el Club Aquidabán. Su anterior presidente, Felipe de Jesús Ramírez, fue vinculado recientemente por agentes de la Senad a una banda que traficaba cocaína a Italia, en la que estaría trabajando con Bonifacio “Boni” Nara, supuesto brazo derecho del narcotraficante Fahd Jamil (reclamado por la justicia paraguaya).

Assad Khalil Kiwan, el libanés nacionalizado brasileño que habría atentado contra el senador Robert Acevedo fue presidencia del club Mariscal Estigarribia de Pedro Juan Caballero, de la Liga Deportiva de Amambay y de la Federación de Fútsal FIFA a nivel local.

Futsal merca

 

Uno de los deportes más populares del Amambay es el Futsal Fifa, actividad que no rehuiría a los narcotraficantes. Hasta principios de este año, el presidente del Departamento de Selección de la Federación Amambaiense de Futsal Fifa fue el señor José González, también reconocido por su dirigencia frente al Departamento de Futbol del Club San Alfonso, campeón local del año pasado, al que llevó a la Copa Libertadores en el 2009 con una buena campaña. Una histórica incautación de 1300 kilos de cocaína en la ciudad de Hamburgo, Alemania, en abril de este año, lo vinculó al tráfico de drogas. El senador Acevedo denunció que el mismo se dedica al narcotráfico, y que traería autos lujosos de Alemania forrados de dinero que presuntamente son lavados en casas de cambio de la ciudad.  González cuenta con lujosas propiedades, tendría así mismo una mansión en San Bernardino y algunas playas, donde sus jugadores suelen concentrarse.

El ex director técnico de la selección de Amambay de fútbol de Salón Sergio Zaffe, estaría también involucrado en ilícitos según denuncia nuestra fuente de la Aduana pedrojuanina. El mismo sería un gestor de la mafia, encargado de conseguir pasaportes y cédulas falsas.

Un laureado club de la Federación de Futbol de Salón de Amambay es el club Los Tigres. Su presidente es otro sospechado: Néstor Kawata. Con la dirección técnica de Zaffe consiguieron el titulo de la federación en el 2002, y bajo su mandato Los Tigres obtuvo 6 títulos y varios vicecampeonatos.

Kawata, dueño de varias casas de cambio de la zona, es miembro de la Logia Masónica “Alborada Amambay Nro. 10”, donde alcanzó el grado máximo de “Maestro Venerable” el capomafioso Fahd Jamil en el 2005, siendo uno de los fundadores de la misma. Kawata sería accionista de Cambios Chaco, entidad investigada por la Superintendencia de Bancos en el 2003, tras denuncias de autoridades brasileñas de un presunto lavado de dinero. Esta casa de cambio sería un importante apoyo publicitario del fútsal.

Narcosociedad

Para el senador Robert Acevedo, “hoy no podemos tener esperanza que esto vuelva atrás”, las fuerzas están rebasadas, es insostenible, afirma, los “narcos compran todo lo que hay”.

Al ritmo que el narcotráfico va extendiendo sus tentáculos, parece inevitable que los grandes clubes de fútbol, así como otros estamentos de la sociedad, empiecen a ser copados.

Comentarios

Publicá tu comentario