Fuerzas Armadas de Bolivia son antiimperialistas y anticapitalistas

El nuevo comandante de las Fuerzas Armadas de Bolivia general Tito Gandarillas, afirmó que la institución castrense es antiimperialista y anticapitalista.

“Tenemos que ser anticolonialistas, antiimperialistas y anticapitalistas porque ha hecho mucho daño”, dijo Gandarillas.
Por primera vez en la historia boliviana, un jefe del rango de Gandarillas, admite que la entidad marcial es antiimperialista, anticapitalista y socialista.

En noviembre de 2010, en la celebración de los 200 años de creación del Ejército boliviano, su antiguo comandante, general Antonio Cueto, había afirmado que la nueva Constitución promulgada en el 2009 “da lugar a que el Ejército surja como una institución socialista, comunitaria”.

“Nos declaramos antiimperialistas, porque en Bolivia no debe existir ningún poder externo que se imponga, queremos y debemos actuar con soberanía y vivir con dignidad. También nos declaramos anticapitalistas porque este sistema está destruyendo a la madre tierra”, dijo entonces Cueto.

Gandarillas, quien asumió recientemente como máxima autoridad castrense, recordó también que hasta 2005 el Ejército fue mal utilizado por las clases políticas dominantes. Agregó que no se debe permitir que “vengan otras potencias y decidan por nosotros, eso es imposible”.

Para Gandarillas, ser socialistas significa vivir bien y acortar las diferencias abismales entre los pobres y los ricos del país, entre las clases acomodadas y aquellos que no tienen nada. La máxima autoridad castrense explicó que las Fuerzas Armadas asumen su responsabilidad tal como lo establece la Constitución Política del Estado.

“Lo más importante para las Fuerzas Armadas es participar, tal como dice la Constitución. No se trata de apoyar, sino de participar en el desarrollo integral del país. Bolivia necesita no sólo de sus Fuerzas Armadas, sino de todos los bolivianos, ya sean mineros, campesinos, profesionales…”, aseguró.

También explicó que el Ejército es del pueblo y para el pueblo y lamentó que hasta 2005 la clase política dominante hubiera utilizado mal su fuerza, en tanto agradeció al presidente Evo Morales por devolverles su verdadero rol social.
Morales asumió desde su llegada al poder en 2006, una política de izquierda, nacionalista e indígena, que condujo a cambiar su posición a las Fuerzas Armadas, históricamente apadrinadas por Estados Unidos.

En ocasión de su bicentenario en el 2010, el Ejército boliviano había adoptado el lema «Patria o muerte, venceremos. Subordinación y constancia, viva Bolivia».

Gandarillas tiene larga trayectoria a nivel de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB).

Comentarios

Publicá tu comentario