Frente Guasu rechaza desregulación del sistema eléctrico

Agrupación política denuncia intento de privatizar y rematar los bienes hidroeléctricos del Paraguay.

 

Aníbal Carrillo, secretario general del Frente Guasu

El secretario general del Frente Guasu, Aníbal Carrillo Iramain, sentó la postura de la agrupación política de izquierda sobre el proyecto de desregulación del sistema eléctrico nacional, aprobado por Diputados, que según valoró abrirá un boquete y hundirá a la Administración Nacional de Energía (ANDE).

“Hablan los que están a favor de este proyecto –algunos diputados– de que esto simplemente pretende abrir a la ANDE. Nosotros entendemos que lo que están abriendo es un boquete a la ANDE para hundirlo definitivamente, subordinarlo a una institución que incluso lidera la responsabilidad del propio Ejecutivo en relación a la política energética”, señaló en conferencia de prensa en alusión al “ente regulador” estipulado para el efecto.

“Esto tendrá enormes consecuencias para todo el pueblo paraguayo, consecuencias en lo que hace al diseño de un modelo de desarrollo”, agregó el excandidato presidencial.

Algunos expertos en temas energéticos advierten que el llamado proyecto de marco regulador del sector eléctrico en realidad pretende desregular el sistema y abrir un proceso de privatización y remate del potencial hidroeléctrico del país. La norma establece la creación de un ente regulador establecido por el Poder Legislativo que podrá  autorizar a empresas privadas la exportación de la energía, hacer concesiones de transmisión, distribución y obras de infraestructura, fijar tarifas, entre otras atribuciones que podrían beneficiar a empresas privadas en perjuicio del Estado.

Uno de los mayores críticos del proyecto, el Ing. Ricardo Canese, puso como ejemplo en un artículo publicado en nuestra web que el ente podría otorgar discrecionalmente el millonario subsidio que pretende la transnacional del aluminio Río Tinto Alcan como condición para instalarse en nuestro país, que costaría unos 14.000 millones de dólares en los primeros 20 años de funcionamiento.

“¿Qué se logrará, finalmente, si se aprueba la desregulación –la privatización-del sector eléctrico paraguayo? Se destruirá al mismo sector eléctrico, se perderán los ingresos que hoy financian gran parte del presupuesto, subirá la tarifa eléctrica para la mayoría de los usuarios, se perderá la soberanía hidroeléctrica (que mucho se avanzó durante el Gobierno de Fernando Lugo, con el acuerdo del 25 de julio de 2009) y se facilitará el ingreso de estafadores como Río Tinto Alcan o Telemenia, que destruirán la economía nacional. Por ello, todos debemos movilizarnos para parar esta absurda privatización del sistema eléctrico nacional”, señalaba el parlasuriano paraguayo.

Comentarios

Publicá tu comentario