Frente de organizaciones sociales anuncia movilización ante intento de privatizar ANDE

El Frente en Defensa de los Bienes Públicos iniciará movilizaciones a nivel nacional desde este jueves, que incluye una manifestación frente al Congreso y cortes intermitentes de ruta a nivel nacional. Las consecuencias en otros países han sido nefastas, advierten.

Marcha de la Federación Nacional Campesina, una de las organizaciones que se movilizará contra la privatización de la ANDE. Foto: Facebook.

Las organizaciones componentes del Frente en Defensa de los Bienes Públicos y el Patrimonio Nacional anunciaron hoy en rueda de prensa el inicio de movilizaciones en la capital del país y a nivel nacional para ir tomando posición en contra del intento de privatización de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE). Desde mañana, martes 18, una brigada de las organizaciones componentes ya estará permanentemente en el Congreso, y el jueves 20 realizarán un mitin frente al Parlamento y cierre intermitente de rutas a nivel nacional, a partir de las 9 hs.

Las organizaciones integrantes del frente son el Partido Paraguay Pyahura (PPP), la Federación Nacional Campesina (FNC), la Organización de Trabajadores de la Educación- Sindicato Nacional (OTEP – SN), la Corriente Sindical Clasista (CSC), el Departamento Mujer y la Juventud de Paraguay Pyahura. En 2002, el Frente en Defensa de los Bienes Públicos y el Patrimonio Nacional participó activamente en las movilizaciones que frenaron el proceso de privatizaciones en mayo junio de ese año, como integrante del Congreso Democrático del Pueblo. El proyecto de ley del Marco Regulatorio del Sector Eléctrico pretende “desmonopolizar” la distribución de energía eléctrica de la ANDE y fue aprobado en general por la Cámara de Diputados.

Las organizaciones componentes consideran que “el Estado debe utilizar las empresas públicas como palanca del desarrollo nacional. Este papel del Estado es aún mucho más imperioso para nuestro país, tomando en cuenta la inexistencia de un capital nacional con fuerza propia capaz de impulsar el desarrollo; por lo cual necesariamente el Estado debe intervenir en la economía e invertir en sectores estratégicos para impulsar la producción y de este modo el desarrollo nacional”.

El posicionamiento señala que “no defendemos este Estado que tenemos: oligárquico, antipopular y antinacional, prebendario, y corrupto, que propició la desnaturalización de la función pública. Defendemos un Estado de nuevo tipo: un Estado Nacional que responda a los intereses de la mayoría; con mecanismos institucionales que posibiliten el control de la sociedad, en sus acciones y toma de decisiones”.

Recuerda que “las consecuencias de la privatización en otros países latinoamericanos, por la imposición de intereses transnacionales, han sido nefastas, tanto para la población como para el propio Estado. Las promesas de desmonopolización y competencia, mejoramiento y ampliación del servicio, etc., demostraron ser sólo la propaganda para justificar la privatización, ya que en la generalidad de los casos las mismas han tenido resultados contrarios y prácticamente sin excepción han afectado seriamente los bolsillos de la población por el aumento considerable de las tarifas, limitando aún más el acceso y la satisfacción de las necesidades esenciales. Asimismo, el Estado es debilitado en su función de garante para el logro del bienestar social, además de la pérdida de soberanía y de su capacidad de negociación ante los intereses transnacionales”.

 

Comentarios

Publicá tu comentario