Franco: Primero declaró la guerra a contrabandistas, ahora admite que relajaron controles

“Probablemente no hemos conseguido todo el esfuerzo” admitió frente a las acusaciones de Cartes, quien dijo que se recaudó para la “Corona”. Así mismo abrió el paraguas y dijo que su gobierno será monotemáticamente criticado hasta diciembre.

Federico Franco. Foto: Fanpage de Facebook.

Federico Franco anunció en mayo pasado el combate “total” al ingreso de artículos de contrabando. Dichas declaraciones las había realizado en el encuentro “Todos contra el contrabando”, realizada con gremios industriales y pequeños productores, quienes denunciaron los perjuicios que sufren debido a la entrada de mercaderías de manera ilegal.

Hoy sin embargo afirmó que posiblemente hayan “relajado” los controles. El presidente impuesto en Paraguay por el golpe parlamentario de 2012 admitió que el contrabando es una realidad que ha afectado la liquidez y las recaudaciones de su gobierno, aunque indicó que dejará en caja al futuro gobierno un total de 1.700 millones de dólares.

“El contrabando es una realidad, hemos tratado de combatir el contrabando y probablemente no hemos conseguido todo el esfuerzo”, dijo hoy Franco al ser abordado sobre las expresiones del futuro presidente Horacio Cartes quien denunció que el actual gobierno ha relajado los controles contra el comercio ilegal de mercaderías.

Si bien Franco admitió como una “posibilidad” la relajación de los controles, sostuvo que los elementos determinantes para la baja en la recaudación fueron la devaluación de la moneda los países vecinos. Este hecho habría reforzado el tráfico irregular de mercaderías desde esos países.

Abre el paraguas

Franco indicó que así como ya surgieron críticas del próximo presidente, “el tema casi monotemático hasta diciembre va a ser el gobierno anterior”.

“Ningún gobierno que terminó su mandato fue siempre bien recibido, siempre hay quejas y estamos preparados para ello”, sostuvo.

Recaudaron para la “Corona”

Cartes apuntó hace unos días su artillería contra la Aduana, ya reiteradamente señalada por responsabilidades en el aumento del contrabando, la industria del Cemento, Petróleos de Paraguay y hasta la Marina Nacional, acusada de encubrimiento.

En la Aduana hay un contrabando insoportable, un negocio de unos pocos, sostuvo durante una reunión con industriales y señaló que la Marina es cómplice de la entrada al país de mercaderías en forma ilegal, perjudicando enormemente a la economía.

Al referirse al papel de la Marina, aseguró que puede controlar mucho más pero se convirtió en una simple espectadora del masivo contrabando y en la recaudación «para la corona», en una evidente alusión al alto gobierno actual.

Fuente: IP/Prensa Latina

 

Comentarios

Publicá tu comentario