Franco: “Dejo el gobierno tal como prometí”

Sonriente, pulcramente afeitado, Federico entregó esta mañana temprano el bastón presidencial al presidente del Congreso. “Yo no busqué esa situación (la presidencia)”, expresó seriamente en su breve discurso. Los números sociales y económicos que dejan su gobierno están a la vista.

Fuente: www.paraguay.com

A las 07:20 de esta mañana, en la sala bicameral del Congreso Nacional, se inició el acto en el cual Franco entregó el bastón presidencial de mando al presidente del Poder Legislativo, senador Julio César Velázquez. La sala, repleta de periodistas, legisladores y ex funcionarios del gobierno saliente, tuvo como centro por última vez al jefe de Estado saliente. Ese centro que disfrutó, muchas veces hasta la ridiculez, durante su año y dos meses de fugaz gobierno, tras el Golpe Parlamentario del 22 de junio del2012.

En su corto discurso, con el tono altanero de siempre, manifestó que “perdono a los que me agraviaron gratuitamente”, y puso en manos “de nuestro dios todopoderoso” al nuevo presidente y “a la patria”.

“Yo no busqué esa situación (la presidencia)”, expresó en otro pasaje de su alocución, falseando una vez más su discurso, ya que las evidencias de que -desde el inicio de su rol de vicepresidente desde agosto del 2008 –conspiró con los partidos de derecha y con los grupos de poder fáctico para deponer al gobierno de Lugo, son de público conocimiento.

Le jugó una broma a Velázquez cuando le entregaba el bastón presidencial, quien sonrió y lo abrazó. Al término del acto, bajó del pedestal,  subió la escalerilla hacia la puerta de salida, sonriendo, levantando la mano y saludando a la gente que le daba la espalda porque también ya salía de la sala. Siguió sonriendo por su sueño cumplido de haber sido fugazmente presidente de la república.

Lo que muchos se habrán preguntado es qué quiso decir Franco cuando, en su breve discurso, señaló: “Dejo el gobierno tal como prometí”. Si es que se refería a sus promesa de buen gobierno, de beneficios para el país, los datos y números lo contradicen.

Franco y los liberales dejan a Cartes un presupuesto como nunca deficitario, desfinanciado. Dejan el campo regado de semillas transgénicas de las trasnacionales del agronegocio que expoliarán la tierra y la economía agraria del país. Dejan hechos de corrupción evidentes como el negociado de tierras adquiridas por el Indert de millones de dólares revelado por la prensa en abril pasado, así como el geométrico aumento de la fortuna personal de Franco durante su periodo vice presidencial de casi 4 años y presidencial de un año. Dejan desmontados los pocos proyectos sociales que se montó en la era Lugo. Dejan miles de operadores políticos liberales que viven y operan por el PLRA con la plata del pueblo. Dejan una política exterior desordenada, con graves problemas en la región. Dejan muchas cosas mas…

Si Franco se refería a estas herencias en su expresión, ahora sabemos que se propuso dejar estas calamidades.  

 

Comentarios

Publicá tu comentario