Fotos muestran cómo capanga amenazó de muerte a indígenas: “Salgan de acá”

Fotografías difundidas por la organización Tierra Viva, realizadas Olga Khrustaleva muestran como personal de la estancia del alemán Heribert Roedel amenaza con disparar a indígenas de Sawhoyamaxa que exigen al ganadero que desaloje sus tierras. Los capangas estuvieron escoltados por policías, quienes no intervinieron ante la amenaza.

“Estas son algunas imágenes que muestran claramente cómo personal armado de la empresa Kansol S.A. y Roswell company entraron con total impunidad en las tierras de la comunidad indígena Sawhoyamaxa acompañados por la policía”, expresa Tierra Viva.

El administrador, Luis Britez, como se ve en una de las fotos, desenfunda una pistola que, luego, “apuntará públicamente a la cabeza del líder de la comunidad, Carlos Marecos, gritando ‘salgan de acá’”.

“La policía, ante la flagrancia del hecho punible no incautó las armas de los invasores ni tampoco se llevó preso al principal agresor. La fiscalía, por su parte, no se constituyó en el lugar pese a la comunicación recibida en repetidas ocasiones. Hasta el momento y desde esta mañana, los sicarios de la empresa perteneciente al alemán Heribert Roedel se encuentran dentro de las tierras indígenas, generando un riesgo para la integridad física y la vida de los hombres, mujeres, niños y niñas de Sawhoyamaxa”, expuso Tierra Viva.

El capanga que amenazó a los indígenas estaba escoltado por policías. Foto: Olga Khrustaleva

El capanga que amenazó a los indígenas estaba escoltado por policías. Foto: Olga Khrustaleva

El abogado de la comunidad, Irineo Téllez, relató a Radio Pa’i Puku que Sawhoyamaxa es la primera comunidad indígena en Paraguay que se ha beneficiado de una expropiación de tierras en democracia. Después de ser expulsados de su territorio ancestral, y tras 23 años de lucha en los tribunales, lograron que el año pasado el Estado promulgara una ley que les devuelve 14.404 hectáreas.

El incidente de ayer comenzó cuando cinco personas armadas que trabajan para las firmas Roswell Company S.A. y Kansol S.A., propiedad del ganadero alemán Heribert Roedel, acudieron hasta las viviendas de la comunidad indígena, en sus tierras ubicadas en el Chaco paraguayo, y les exigieron que se marcharan, informó Ireneo Téllez.

Cuando el líder de la comunidad, Carlos Marecos, se enfrentó al gerente de Roedel, identificado como Luís Brítez, este respondió sacando una pistola y apuntándole a la cara, según Téllez.

“Con toda impunidad, además iba acompañado de dos policías que ni le sacaron el arma ni le detuvieron pese a estar cometiendo un delito flagrante de amenaza”, dijo Téllez en conversación telefónica desde el lugar, ubicado en el departamento de Presidente Hayes, a unos 300 kilómetros de Asunción.

“Si no llega a intervenir el resto de la comunidad, no sé qué hubiera pasado”, agregó el abogado.

“Está todo filmado y por suerte logramos que los policías lo hicieran constar en el acta. Aunque la Fiscalía, con la que nos comunicamos, se negó a constituirse en el lugar cuando tienen la obligación de hacerlo”, añadió.

En 2006, una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) reconoció que la comunidad Sawhoyamaxa fue expulsada de su territorio ancestral por Roedel sin que el Estado lo impidiera.

Pero el grupo de nativos aún no ha conseguido que el ganadero abandone las tierras, pese a que han interpuesto hace más de un mes una denuncia por invasión de inmueble ajeno contra las empresas ganaderas de Roedel.

La comunidad espera ahora que el Estado paraguayo de cumplimiento al resto de la sentencia de la Corte IDH, que ordena que se les entregue un fondo de desarrollo de un millón de dólares para proyectos de servicios públicos como educación y salud, a los que nunca han tenido acceso.

 

Comentarios

1 Comentario

  • Avatar
    florencia
    19 junio, 2015

    creo q el empresario debe saber muy bien hasta donde esta el limite para comprar la tierra y no abusar el reglamento q dio el goviernos para los sawhoyamasa,,hasta cuando segiras el abuso de adueñar por la tierra q no le pertenecen…

Publicá tu comentario