Fiscalía allana oficina de la ANNP por entrega del puerto de Villeta

Por Jorge Villalba Dígalo

La oficina de la ANNP en Asunción fue allanada esta mañana por el fiscal Hernán Galeano, quien investiga la eventual realización de hechos punibles en la entrega del puerto de Villeta en alquiler,  por 20 años,  a un peluquero quien posteriormente habría cedido sus derechos a empresarios argentinos vinculados a Lázaro Báez, empresario detenido e investigado en la Argentina por presunto lavado de dinero.

El fiscal Galeano se incautó esta mañana de documentación relacionada con la denominada alianza operacional que se gestara en época del entonces presidente de la ANNP Federico Nicora López Moreira y se concretara el 20 de agosto del 2014 con la firma del contrato por el actual presidente  Héctor Duarte Chávez, a pesar de un dictamen en contra del asesor jurídico Herman Wisensee.

Duarte Chávez viene negando hace más de un año la entrega de copia del contrato a distintos medios y no da ningún tipo de explicaciones a la ciudadanía sobre el uso que da a los bienes de propiedad de todos los paraguayos.

La mitad del puerto de Villeta ha sido entregada primeramente al consorcio PTP Group integrada por la firma argentina PTP Warrants y  la empresa paraguaya Gregser. Esta última es una firma constituida al sólo efecto de que empresarios argentinos vinculados a Lázaro Báez se quedaran con parte del negocio de la ANNP en el puerto de Villeta. Figuran como propietarios Gregorio Servín, un peluquero de barrio Jara y su hijo Santiago Servín, quien fuera hasta hace unos días empleado del Ministerio de Relaciones Exteriores. Este último ha renunciado a su cargo luego de que saltara el escándalo de la llamativa entrega del puerto de Villeta y ha eliminado su cuenta de Facebook en la que publicaba sus viajes por el mundo. La empresa Gregser, sin embargo, habría transferido los derechos a PTP Paraguay.

Nicora López Moreira,  siendo titular de la ANNP y después de serlo, ha realizado viajes de ida y vuelta a la Argentina  el avión de Lázaro Báez, acompañando a Guillermo Misiano (argentino)  presidente de la empresa argentina  PTP Warrants  y Hugo Gorgone (argentino), presidente de la empresa Gregser que fuera conformada en principio por el peluquero Servín y su hijo. Así que una de las líneas de investigación apunta a determinar si el puerto de Villeta ha sido usado para el lavado de dinero. La otra línea de investigación en la que se debe avanzar es en la determinación de si se han cometido delitos en la entrega del puerto de Villeta por 20 años a cambio del pago de un alquiler de 5.000 dólares mensuales y la promesa de inversión de algo más de 3.800.000 dólares en el marco de un plan de inversiones que está sumamente atrasado conforme a lo establecido en el contrato.

A propósito del contrato, este documento tiene un sello que dice CONFIDENCIAL y el Canal 9 ha sido el primero en acceder a la documentación en el marco de una investigación llevada adelante por el periodista Rolando Rodi. El documento ha sido y sigue siendo negado a diversos medios de comunicación. El presidente Duarte Chávez no acusa recibo de las publicaciones y actúa como si la ANNP fuera de propiedad privada. De hecho una de las argumentaciones del Directorio para aprobar la firma del contrato con el consorcio PTP Group es que la actividad portuaria es esencialmente privada y que se rige por las normas del derecho privado.La administración Duarte Chávez tampoco ha contestado los pedidos de informes de la Cámara de Senadores que insisten en ello hace más de un año.

La singular interpretación de la Carta Orgánica  por parte de la actual administración de la ANNP, en el sentido de que su actividad se rige por el derecho privado,  sirvió para dejar a un lado la ley de Aliaza Publico Privada (APP) y la ley de concesiones, que están vigentes y bien pudieron aplicarse al caso del puerto de Villeta. Estas normas vigentes  prevén mecanismos de competencia y transparencia, que las autoridades de la ANNP saltaron entregando sin concurso alguno el puerto en alquiler por 20 años, lo que en realidad no es otra cosa que una privatización que violenta las leyes y los intereses nacionales.

La ANNP ha entregado su único y gran depósito de 3.000 metros cuadrados y ahora deja las mercaderías de sus clientes a la intemperie,  además, pone además a disposición de PTP Paraguay el muelle de 340 metros de longitud, grúas, guinches y hasta una veintena de funcionarios, así como también paga la luz, el agua, el teléfono y hasta el combustible que mueve las maquinas.  La alianza consiste en que la ANNP ponga absolutamente todo y los argentinos facturen. En el puerto de Villeta nada es gratis. Todo se cobra. Subir o bajar carga a o desde los barcos tiene un costo, mover una carga del barco a los depósitos y viceversa tiene un costo, trasladar  mercaderías del depósito a un camión o viceversa tiene un costo. La única función de Gregser es facturar todos estos servicios a los clientes, usando el personal, las máquinas, los funcionarios y la infraestructura de la ANNP, y  quedarse con una porción del dinero cobrado y el resto traspasar a la ANNP. Y todo esto sin rendir cuentas absolutamente a nadie.

 

Comentarios

Publicá tu comentario