Fiscal desiste de proceso contra periodista

Fragmento del requerimiento conclusivo en que se solicita el sobreseimiento definitivo de Paulo López.

Fragmento del requerimiento conclusivo en que se solicita el sobreseimiento definitivo de Paulo López.

El fiscal Emilio Fuster no pudo sostener la imputación contra el periodista Paulo López por supuesta resistencia y presentó ante el juzgado el pedido de sobreseimiento definitivo del comunicador. De esta manera, López queda desvinculado del proceso y se levantan las restricciones impuestas como la prohibición de salir del país, de cambiar de domicilio y la comparecencia mensual ante el juzgado.

“Ayer presentamos el pedido de sobreseimiento definitivo de esta persona en esta causa”, confirmó el agente fiscal en comunicación telefónica con nuestro medio. El representante del Ministerio Público dijo que realizaron dicho pedido a raíz de la falta de certeza respecto al relato sobre la supuesta agresión a un policía de parte del comunicador cuando concurrió a la Comisaría Tercera de Asunción para averiguar la situación de los manifestantes que fueron detenidos el 3 de enero de 2014 durante una protesta contra la suba del pasaje.

Allí fue detenido por policías, quienes lo golpearon y despojaron de su cámara fotográfica, que nunca le fue devuelta. Por estos hechos López denunció a los policías por torturas, persecución de inocentes, privación de libertad, amenaza y apropiación. Sin embargo, meses después fue imputado y detenido en el puesto fronterizo de Puerto Falcón cuando retornaba de la Argentina tras cursar el primer cuatrimestre de una maestría en la Universidad Nacional de La Plata.

“Habiendo realizado un análisis objetivo sobre los hechos atribuidos al señor Paulo César López Centurión y los elementos de prueba colectados durante la investigación, encontramos innumerables inconsistencias para la construcción de una hipótesis que contenga certeza afirmativa atendiendo que, desde el primer acto policial plasmado en actas y notas de procedimiento, el diagnóstico médico, la declaración de la víctima y de los demás intervinientes se ha sembrado la duda sobre la forma en que han ocurrido los hechos, por lo que la imputación inicial a esta altura ha quedado sin solidez para sostener una teoría del caso posterior”, dice un fragmento del escrito.

El fiscal Fuster añade en su requerimiento conclusivo que además de la falta de certeza sobre los hechos atribuidos al comunicador, no existe la posibilidad de incorporar nuevos elementos de prueba y resulta imposible en estas condiciones solicitar la elevación de la causa a juicio oral.

Por su parte, López señaló que con esta decisión el fiscal de Derechos Humanos, Santiago González Bibolini, se queda sin excusas para no investigar la denuncia contra los policías. En este sentido dice que espera que los agentes que lo detuvieron, golpearon, amenazaron y despojaron de su cámara sean condenados y apartados de sus cargos, pues resulta inadmisible que las fuerzas de seguridad sigan reproduciendo prácticas que se remontan a la dictadura. Cabe recordar que González Bibolini había alegado la existencia de este proceso para no investigar algunos de los puntos de la querella presentada por el comunicador, avalando de esta forma la violencia policial.

Comentarios

Publicá tu comentario