Fiscal de Derechos Humanos defiende a comisario torturador

El fiscal Santiago González Bibolini desacredita la denuncia del cronista. Foto: Facebook.

El fiscal Santiago González Bibolini desacredita la denuncia del cronista. Foto: Facebook.

El agente de la Unidad de Derechos Humanos Santiago González Bibolini dice que “no hay claridad” en la denuncia presentada por López contra cinco policías por tortura, privación de libertad, persecución de inocentes, apropiación y amenaza.

El agente desacredita la denuncia y el relato de los testigos y aseguró que casi sacó una imputación, pero se excusó diciendo que “está dudosa la cuestión” y que supuestamente hay testimonios no coincidentes entre sí. “Ellos quieren meterle al comisario, pero contra el comisario es muy dudosa la cuestión, hay que ser objetivos y sinceros también”, señaló.

De esta manera el agente fiscal se sube al carro de la versión policial, pues para protegerse Galeano declaró e hizo declarar a sus subordinados que no ordenó la detención del periodista y que supuestamente ni siquiera se encontraba en el lugar. Es por esto que hizo desaparecer la cámara de López, que contenían fotografías que demostraban su presencia, además del amedrentamiento que ejercía contra el comunicador para obstruir su labor. También asume como suya la versión policial de que López «ya se encontraba golpeado» anteriormente si bien el denunciante declaró que ya presentaba una irritación ocular, pero que los policías lo golpearon en la misma zona agravándole la lesión en un ojo.

González Bibolini también desacredita la versión de los testigos diciendo que es imposible que los manifestantes que se encontraban detenidos en ese momento hayan visto desde la celda el momento de la agresión. Sin embargo, el denunciante fue enfático en reiterar que si bien es agarrado en la entrada de la comisaria es llevado posteriormente hacia el fondo, donde lo tiran al piso, lo golpean y posteriormente lo derivan al calabozo.

Desconocimiento de la causa

El periodista Paulo López, el día de su detención en el puesto fronterizo de Puerto Falcón.

El periodista Paulo López, el día de su detención en el puesto fronterizo de Puerto Falcón.

Asimismo, el agente fiscal demuestra manifiesto desconocimiento de la causa, pues con respecto a la denuncia de desaparición de la cámara dice que no hay un papel que demuestre que la cámara que intentó devolver la policía haya sido cambiada. Sin embargo, en la denuncia por apropiación que había sido radicada ante otra fiscalía, pero que fue derivada ante la Unidad de Derechos Humanos por la conexidad de los hechos, se presentan todos los documentos de la cámara que había sido adquirida por López cuando trabajaba en ABC Color, hecho que es admitido por el mismo fiscal Emilio Fuster, quien imputó al periodista por supuesta resistencia en este mismo caso.

Para justificar el estancamiento de la causa responsabilizó a los abogados del denunciante por haber solicitado nuevas diligencias y que según manifestó espera que se apuren en estos días. Al ser cuestionado sobre la demora en realizar procedimientos claves como el allanamiento en búsqueda de la cámara, que se hizo el 2 de mayo (cuatro meses después de los hechos denunciados), dijo que la causa le llegó tarde.

Con respecto a la demora en realizar la ronda de reconocimiento, culpó al mismo denunciante, que viajó por cuatro meses por razones de estudio a Buenos Aires. Sin embargo, a más de tres meses de haber retornado tampoco convocó a una nueva audiencia. “Él estaba con sus cosas. Se fue, vino”, dijo.

Chicanas policiales

Una vez más demostró desconocimiento de la causa al ser consultado sobre por qué los policías no se presentaron a varias audiencias indagatorias y a la ronda de reconocimiento convocada para el 23 de diciembre. “Era medio en la época de fin de año y los policías estaban atrincherados no sé por qué razones”, respondió González Bibolini. Sin embargo, debe existir registro de que el abogado de los policías solicitó la suspensión alegando que sus clientes estaban afectados por el Operativo Año Paha.

El agente también señaló no tener elementos para investigar las amenazas contra el periodista, pues el día anterior a su detención durante una marcha López manifestó que fue amenazado por el comisario Galeano de que “se encontrarían en la fiscalía”, ya que lo molestó ser fotografiado mientras intervenía contra los manifestantes.

Al día siguiente, el 3 de enero de 2014, la amenaza se materializó siendo López detenido, golpeado y despojado de su cámara fotográfica cuando concurrió a la Comisaría Tercera a realizar la cobertura de la detención de los manifestantes que protestaron contra la suba del pasaje.

20150320_090523

Documentos presentados que acreditan las características de cámara robada al periodista por la policía. El fiscal de la causa no está enterado de la existencia de estos documentos.

Documentos presentados que acreditan las características de cámara robada al periodista por la policía. El fiscal de la causa no está enterado de la existencia de estos documentos.

Comentarios

Publicá tu comentario