Fiscal de DD.HH. desacredita denuncia de cronista

El fiscal de DD.HH., Santiago González Bibolini, desacredita la denuncia por torturas presentada por el cronista Paulo López. Foto: Facebook.

El fiscal de DD.HH., Santiago González Bibolini, desacredita la denuncia por torturas presentada por el cronista Paulo López. Foto: Facebook.

El fiscal de Derechos Humanos, Santiago González Bibolini, dice que “no hay claridad” en la denuncia del cronista y de manera persistente intenta excluir del proceso al comisario Édgar Galeano, denunciado como responsable de haber dado la orden y participado de la agresión contra el trabajador de prensa.

“Está dudosa la cuestión y hay testimonios no coincidentes entre sí (…). No hay mucha claridad en el tema por eso estamos recurriendo a otros testigos. Ellos quieren meterle al comisario, pero contra el comisario es muy dudosa la cuestión, hay que ser objetivos y sinceros también”, señaló el fiscal ante una consulta de nuestro medio.

De esta manera el agente fiscal se sube al carro de la versión policial, pues para protegerse el comisario Galeano declaró e hizo declarar a sus subordinados que no ordenó la detención del periodista y que supuestamente ni siquiera se encontraba en el lugar. Es por esto que hizo desaparecer la cámara de López, que contenían fotografías que demostraban su presencia, además del amedrentamiento que ejercía contra el comunicador para obstruir su labor.

González Bibolini también desacredita la versión de los testigos diciendo que es imposible que los manifestantes que se encontraban detenidos en ese momento hayan visto desde la celda el momento de la agresión. Sin embargo, hasta ahora nunca se realizó una reconstrucción de los hechos en presencia del denunciante, por lo el fiscal deduce el lugar de la detención y agresión a partir de la versión policial. Además, López menciona en su declaración que si bien fue agarrado en la entrada de la comisaría luego fue llevado hacia el fondo, donde lo tiraron al piso, lo golpearon y posteriormente lo recluyeron en el calabozo.

El agente también señaló no tener elementos para investigar las amenazas contra el periodista. El día anterior a su detención durante una marcha López manifestó que fue amenazado por el comisario Galeano, quien le dijo que “se encontrarían en la fiscalía”, ya que lo molestó ser fotografiado mientras intervenía contra los manifestantes.

En una contestación de la querella presentada por torturas, privación de libertad, persecución de inocentes, amenaza y apropiación, González Bibolini minimiza la gravedad del caso anteponiendo la figura de agresión física en el ejercicio de las funciones públicas a la de tortura.

Con respecto a la denuncia por privación de libertad y persecución de inocentes, se excusa de indagar la denuncia apuntando que “existe una causa abierta en la fiscalía a cargo del fiscal Emilio Fuster de la Unidad Especializada en Hechos Punibles contra la Seguridad y Convivencia de las Personas donde está siendo investigado el señor Paulo César López Centurión, por el hecho ocurrido el 3 de enero de 2014, en sede de la Comisaría 3ª Metropolitana, identificada como causa número 486/2014”.

De esta manera, el fiscal González Bibolini desestima y desacredita de antemano, sin siquiera investigar, los hechos presentados en la querella. Además, avala el proceso abierto por su colega por supuesta resistencia luego de que el comunicador haya denunciado los hechos de tortura que sufrió y que son reconocidos por un informe del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura y otros Tratos Crueles, Inhumanos y Degradantes (MNP).

Comentarios

Publicá tu comentario