Fiscal admite que policía hizo desaparecer cámara de cronista

En el acta de procedimiento el oficial ayudante Marcelo Méndez dice que recibió un golpe de puño a la altura de la cabeza y el brazo.

En el acta de procedimiento el oficial ayudante Marcelo Méndez dice que recibió un golpe de puño a la altura de la cabeza y el brazo.

El fiscal de Seguridad y Convivencia de las Personas, Emilio Fuster, quien lleva el proceso contra el cronista Paulo López por supuesta resistencia, reconoció que la cámara presentada por la policía luego de la detención del trabajador de prensa no es la misma que le fue sustraída. Esto se dio luego de consultar al diario donde López trabajaba con anterioridad y de contrastar los documentos arrimados por este con las características de la cámara presentada por la policía, que además no tenía tarjeta de memoria.

“Ya tenemos la certeza de que él efectivamente adquirió esa cámara de ABC, en este caso la cámara fotográfica que desapareció, aparentemente. El diario mismo nos informó sobre esa cuestión. En principio él nomás nos acercó una factura, pero el diario todavía no nos había dicho”, dijo Fuster ante una consulta de nuestro medio.

Al ser interrogado sobre las dudas que genera la versión policial sobre la supuesta agresión a un uniformado de parte del periodista, ya que el certificado médico fue expedido por el propio Hospital de Policía, el agente dijo que eso es responsabilidad del médico, quien también sería llamado a declarar para ratificar si atendió al supuesto policía golpeado en la hora y el lugar señalados. En cambio, reconoció que difícilmente el profesional médico vaya a declarar ahora en sentido contrario, pues quedaría también expuesto a un eventual proceso.

Contradicciones

En el informe del Hospital de Policía el uniformado declaró hacer recibido un golpe de codo.

En el informe del Hospital de Policía el uniformado declaró hacer recibido un golpe de codo.

El relato policial sobre la supuesta agresión de parte de López al oficial ayudante Marcelo Méndez presenta profundas contradicciones. Esto evidencia que el proceso contra el periodista se basa en testimonios falsos y que fue abierto como represalia por la denuncia presentada por el cronista ante la Fiscalía de Derechos Humanos por los hechos de tortura, privación ilegítima de libertad, persecución de inocentes, amenaza y apropiación.

En el acta de procedimiento, Méndez señala que López exigió de manera prepotente información sobre los detenidos y que ante la negativa supuestamente intentó golpear al subcomisario Jimmy Sosa. En ese lapso Méndez dice que se interpuso para defender a su superior, recibiendo un golpe de puño a la altura de la cabeza y el brazo. Sin embargo, en el acta médica fraguada por la propia policía Méndez declaró hacer recibido un golpe de codo de parte de terceros.

Cabe recordar que el caso se remonta al 3 de enero de 2014 cuando López concurrió a la Comisaría Tercera de Asunción para realizar la cobertura de las detenciones de manifestantes que ese día protestaron contra la suba del pasaje. Allí fue detenido por orden del comisario Édgar Galeano, quien ya lo había amenazado el día anterior durante la cobertura de otra manifestación. El comunicador fue agredido por unos seis policías, quienes le aplicaron golpes en distintas partes del cuerpo mientras uno le acogotaba la garganta en una especie de simulación de estrangulamiento y cuyas heridas fueron corroboradas por un informe del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura y otros Tratos Crueles, Inhumanos y Degradantes (MNP).

Al ser puesto en libertad los policías no le devolvieron la cámara fotográfica y meses después el comunicador fue citado en carácter de sospechoso para declarar en un proceso por “resistencia”. El 18 de setiembre, momento en el cual López se encontraba en Buenos Aires por razones de estudio, fue imputado por el fiscal Fuster y el 2 de octubre el juzgado a cargo de Patricia González declara la “rebeldía” y dicta orden de captura. El 14 de diciembre López fue detenido en el puesto fronterizo de Puerto Falcón mientras realizada los trámites migratorios para ingresar al país.

Este 15 de abril vence el plazo de la fiscalía para presentar acusación, solicitar prórroga o desistir del proceso. Mientras tanto, sobre el comunicador pesan medidas restrictivas como la prohibición de salir del país, de cambiar de domicilio y debe comparecer mensualmente ante el juzgado.

Comentarios

Publicá tu comentario