Federación Sindical Mundial repudia encarcelamiento de campesinos paraguayos

Gremio internacional anuncia que promoverá acciones ante las Naciones Unidas.

Agustín Acosta, Gustavo Lezcano, Edgard Sarango, Roque Rodríguez, George Mavrikos, Rubén Villalba, Basiliano Cardozo y Simeón Bordón.

Una delegación de la Federación Sindical Mundial visitó el pasado sábado al dirigente campesino Rubén Villalba y a los 6 dirigentes campesinos recluidos en la penitenciaría Nacional de Tacumbú al haber sido involucrados en el secuestro y muerte de Cecilia Cubas en un proceso repleto de irregularidades. 

La delegación estuvo encabezada por el griego George Mavrikos, secretario general de la organización que nuclea a 90 millones de trabajadores y trabajadoras de 125 países. El gremio internacional se encuentra de visita oficial en nuestro país manteniendo encuentros con sindicatos y organizaciones sociales diversas. La comitiva está integrada además por Ilias Blatas, de la FSM, y Edgar Sarango, presidente de la Federación de Trabajadores de Ecuador.

El 15 de junio pasado, con motivo del segundo aniversario de la masacre de Curuguaty, Mavrikos anunció la realización de una campaña mundial por la libertad de los campesinos ante los organismos multilaterales donde la FSM actúa, como las Naciones Unidas, y ante embajadas paraguayas alrededor del mundo.

Villalba había obtenido en abril pasado la prisión domiciliaria, junto con otros cuatro labriegos acusados por la masacre de Curuguaty, luego de casi dos meses en huelga de hambre. Sin embargo, la jueza Yanine Ríos sacó del cajón otra causa de 2008 por supuesta coacción y privación de libertad en un episodio en que la comunidad de Pindó se levantó contra las fumigaciones de sojales realizadas sin respetar las leyes ambientales. Por este caso, que debería estar extinto, Villalba será llevado a juicio oral solo para prolongar de manera ilegal la prisión preventiva hasta el juicio por la tragedia del 15 de junio de 2012, que fue reprogramado para el mes de noviembre.

Por otro lado, Agustín Acosta, Roque Rodríguez, Basiliano Cardozo, Gustavo Lezcano, Simeón Bordón y Arístides Vera fueron condenados a 35 años de cárcel por haber participado de una reunión política en la que supuestamente se decidió la muerte de la secuestrada Cecilia Cubas.

Sin embargo, el testimonio de Dionisio Olazar, utilizado para incriminar a los dirigentes campesinos, presenta profundas inconsistencias. Entre estas contradicciones, el conocido como “testigo clave” señaló que la supuesta reunión se realizó en enero de 2005 y que Cecilia fue asesinada la noche de navidad de diciembre de 2004, es decir la muerte habría ocurrido antes de la mencionada reunión por la cual fueron condenados los campesinos. 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.