Favero no posee título de las 12 mil hectáreas ocupadas por los campesinos aclaró Indert

Brasiguayos reclaman desalojo, pero aparentemente estaban invadiendo la propiedad, pues nadie tiene títulos.

¿Ocupantes ocupados? Ninguno de los supuestos propietarios en disputa poseen titulos de las tierras ocupadas por los campesinos. Sin embargo, piden que de haga cumplir la "ley".

En un claro comunicado de 11 puntos emitido ayer, el Instituto nacional de desarrollo rural y de la tierra (Indert), presidido por el ingeniero Marciano Barreto, fue claro al afirmar que Tranquilo Favero no posee el título de las 12 mil hectáreas de tierras del distrito de Ñacunday, Alto Paraná, que son disputadas por este empresario agrícola, por los campesinos y por colonos brasileños.

“…la finca restante, la 4036, de unas 12 mil hectáreas, no posee título que acredite haber sido transferida a otro propietario por la firma Agriex SA. Hasta ahora, ninguna otra persona, física o jurídica, ha tomado intervención en el juicio reclamando derecho alguno sobre la fracción.”, expresa el documento del ente estatal, dejando claro que ni Favero ni los otros litigantes poseen título legal de las tierras en litigio.

Los campesinos, que pertenecen a la organización denominada Carperos, ocupan hasta hoy parte de esas 12 mil hectáreas, que reclaman para el asentamiento de más de 300 familias sin tierra, argumentando que son tierras fiscales. Los colonos brasileños se declaran propietarios de las mismas, igual que Favero. Pero el comunicado del Indert aclara que ninguna de las partes interesadas ha presentado título para reclamar legalmente las 12 mil hectáreas como suyas, ya que, obviamente, no hay registros en la Dirección General de Registros Públicos (DGRP) del Poder Judicial

En otro punto del documento, el Indert explica:“…los productores brasileños que reclaman el desalojo de las 12 mil hectáreas, exhiben títulos de fracciones desprendidas de la finca 2129. Sin embargo, ocupan áreas ubicadas fuera de esa propiedad, es decir en la finca 4036…”, desmintiendo así a los colonos brasileños.

De este comunicado también se interpreta que Favero no pudo haber arrendado, legalmente, a los colonos brasileños las tierras de las finca 4036 en disputa, puesto que nunca fueron del él.

El comunicado explica, igualmente, que Favero sí posee título que avala que  es propietario de unas 32 mil hectáreas correspondientes a las finca 2129, y que el documento está registrado en  la DGRP. La finca 2129 es un desprendimiento de las finca 4036.

Tanto los colonos brasileños como el empresario Favero exigen al Poder Judicial y al gobierno nacional el desalojo de las familias campesinas ocupantes.

Comentarios

Publicá tu comentario