El fascismo paraguayo indigesta y avergüenza

Un dirigente estudiantil chileno apresado, jóvenes estudiantes de secundaria procesados por una toma simbólica del MEC, cerca de cinco mil campesinos imputados por defender tierras públicas usurpadas por ladrones, un intendente asunceno que asume como acto vandálico la presencia de un canal de televisión (Telesur) en una manifestación de los pobladores de Bañados. Policías y fiscales prepotentes contra humildes e indefensos, sumisos y obsecuentes con los dueños del país. Un Presidente que dice que se cortaría las bolas si su hijo fuera homosexual, que le pregunta a un periodista si Stroessner le robó la novia o qué al consultarle sobre su gobierno, un presidente que, al fin de cuentas, compró un partido, unas elecciones y orquestó con otros un golpe sicario. Una repetición cobarde y miserable de la prepotencia contra los derechos humanos y sociales fundamentales.
El cuento con el que se recrea el discurso es de pura cepa stronista: “izquierdistas”, “zurdos de mierda”, “comunistas”, “bolivarianos”, afin con el largo libreto de la dictadura stronista que se expresaba a través de La Voz del Coloradismo y Patria: “Democracia sin comunismo”, “paz y progreso” contra “ateos, apátridas, comunistas”.
Descartar, encarcelar, torturar, enceguecer, atemorizar a la población para imponer una casta económica contrabandista, traficante, usurpadora de la tierra y de los recursos de este país.
El regreso del discurso con afán hegemónico, con su Poder judicial, la Universidad, el Poder Legislativo y Ejecutivo en manos, es ya insostenible. Solo se sostiene en infundir el miedo. Ya nada puede hacer el fascismo en este país más que infundir el miedo.
Su afirmación fálica genera violencias y agresiones insoportables. Su oligarquía es tan estatutaria y patrimonialista que no existe más que en su pequeño feudo, patrón y amo de su soberano narcisismo.
Y es tan tembiguái de las corporaciones transnacionales que ni siquiera discute un impuesto a la agro exportación o la suba de aranceles de importación para instalar un mercado interno más grande, de gentes que puedan consumir más cosas de lo que podría producir.
Con la miseria de nuestra gente, sin empleo seguro, estresada, se sienten bien, se regocijan entre ellos, se miran y se dicen: “el país que trabaja”, en una expo donde más del 90 por ciento de los productos expuestos son importados.
Se reproducen en la prepotencia, en la ignorancia, en la alienación de jóvenes con discursos que apestan, mercenarios de la muerte y del falso bienestar.
El mundo recorre muchas y antiguas novedades. La Guerra Fría ya terminó. La civilización capitalista se impuso, con todas sus vainas de afirmación patológica de individualidad. China avanza a convertirse la primera potencia económica mundial.
Pero esta gente sigue intentando meternos en el miedo del “zurdismo”, del comunismo y demás yerbas, para defender su ruin y miserable poder.

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.