Fantasma de Hugo Chávez participa de amenaza de muerte a jueza del caso Curuguaty

(Humor). Simpatizantes del gorila bolivariano prendieron velas y dejaron rosas hostigando a la magistrada Yanine Ríos. 

Toma del preciso instante en que una mano negra tira una rosa frente a la casa de la jueza. Fuentes aseguran que se trataría del espectro de Hugo Chávez.

El pasado miércoles, durante una manifestación realizada frente a la casa de la jueza del caso Curuguaty, Yanine Ríos, corresponsales de guerra apostados en el lugar reportaron que la mano negra del extinto presidente venezolano Hugo Chávez estuvo presente en las amenazas de muerte contra la magistrada.

Simpatizantes del gorila bolivariano tiraron rosas y encendieron velas frente al domicilio de la honorable jueza en un acto de clara amenaza de muerte. Los subversivos habrían actuado bajo órdenes directas del mono con yilet (ver algún futuro diccionario de la RAE), Nicolás Maduro.

El uso de estos artículos de funeral tuvo por fin enviar un mensaje de terror para torcer la voluntad de la magistrada, quien solo ciñe su actuar a los principios inquebrantables de la justicia paraguaya: encarcelar campesinos haraganes y proteger a sufridos productores que recibieron su anhelado latifundio de parte del padre de la patria, Alfredo Stroessner.

Las fuerzas de seguridad desplegaron toda la logística e información de inteligencia para abortar el atentado. “No se puede prender velas. Hay viento y hojas secas. Eso es peligroso”, advirtió en tono firme el jefe del operativo contrainsurgente.

“Ayer tiraron piedras y pancartas contra mi casa. Temo por mi vida y la de mi familia”, expresó Ríos al día siguiente antes de reiniciarse la audiencia. La primera medida tomada fue la prohibición del ingreso de cualquier persona sospechada de simpatizar con el (afortunadamente) desaparecido dictador. El primer arrestado fue un oficial de policía de nombre Hugo Chávez, quien montaba guardia en el Palacio de Justicia y sería un agente venezolano infiltrado.

“Hacia las 20:00 del miércoles, una treintena de personas, varios de ellas con remeras rojas, se congregaron a realizar abiertas amenazas de muerte contra la jueza: prendieron velas y dejaron rosas rojas. Incluso pudo apreciarse una extraña aparición: una mano negra que emergió de entre la bruma con una rosa en la mano. Este no sería otro que el póra del gorila bolivariano”, informó en su web el diario abecedario.com.

La jueza es atacada por haber dado muestras de solidaridad cristiana hacia el fiscal Jalil Rachid, aceptando la inclusión de pruebas que en su momento el agente fiscal olvidó consignar en el escrito de acusación a raíz de la acumulación de trabajo y la resaca por las periódicas festicholas en las que participa en la residencia de la familia Riquelme.

Patricia Riquelme, nieta de Blas N. Riquelme, y el fiscal Jalil Rachid. Fuentes que pidieron el anonimato aseguran que el agente del Ministerio Público se inspiró para su investigación en la musa Riquelme.

En abierta mala fe y recurriendo a chicanas jurídicas, la defensa de los terroristas pide la exclusión de una de las pruebas más importantes y comprometedoras contra los campestres, una escopeta que fue dejada por un invasor arrepentido en el patio de la parroquia de Curuguaty 10 días después de la matanza. El cura párroco Antonino González, quien realizó el hallazgo, relató que en sus sueños se le apareció San Miguel con la espada en la mano y lo condujo al hallazgo de tan importante evidencia.

Peritos del Ministerio Público aseguran que el arma fue utilizada por los campesinos, ya que el mango tipo “pistolete” de la escopeta se encontraba hacia el lado izquierdo, manera habitual en que hacen reposar sus armas los integrantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que habrían brindado adiestramiento a los extremistas sobre cómo emboscar policías utilizando como escudos humanos a mujeres y niños. De hecho, fuentes de la Penitenciaría Nacional de Tacumbú aseguran que el acusado Rubén Villalba gusta del café colombiano.

Contundente. El mango de la escopeta se encuentra hacia la izquierda de la pantalla.

“Cualquiera se equivaca. En los días previos a la presentación de la acusación, en tiempo y forma,  el pobre tuvo un ataque de estrés, por lo que por recomendación médica se pegó unos días de farra con la nieta de Blas N. Riquelme. A quien no le guste coger que tire la primera piedra”, señaló Ríos con sus habituales metáforas cristianas.

“El juzgado fue especialmente comprensivo con el fiscal, ya que es testigo de su denonado esfuerzo por llevar a la cárcel a como dé lugar a esos terroristas. El fiscal presentó en 6 meses su acusación, cuando que muchos siempre piden prórroga para investigar cualquier robo de gallinas”, agregó la magistrada para graficar la eficiencia del agente del Ministerio Público.

Con respecto a la pericia sobre la trayectoria de las balas, que fue notificada a la defensa cuatro días después de haber sido realizada, la jueza minimizó el hecho diciendo que “esté o no la defensa, eso no altera en nada que los campesinos dispararon a matar. Si en verdad son inocentes que lo demuestren en juicio. No se puede anular una causa de esta magnitud en una audiencia preliminar, que como su nombre lo dice es anterior a algo, en este caso al juicio oral, en que los matapolicías ligarán una condena jefe”, aseguró la jueza, sentando jurisprudencia sobre el principio de certeza de culpabilidad.

En su habitual estilo histriónico y simiesco, el abogado Guillermo Ferreiro anunció que recusarían a la jueza por “parcialidad manifiesta”. Esto no sería más que una estrategia dilatoria buscando la extinción de la causa y la impunidad de todos los culpables.

Por Armando Porro (armandounfasito@abcdef.com.py)

Advertencia al lector: este reporte fue elaborado a partir de fuentes poco confiables como el diario abecedario.com

Comentarios